domingo, 18 de agosto de 2013

Los azotes en la disciplina doméstica

Autor: Marita Correa
Hay muchas formas de azotar, lenta y sensualmente, sin ninguna prisa, rápido pero con azotes no demasiados fuertes y despacito pero con azotes duros y contundentes, los puedes combinar como quieras, tomándose el tiempo necesario para masajear el culo de la spankee, comprobar la humedad entre sus piernas, no cabe duda que todo esto y mucho más hacen del spanking el mejor preámbulo para el sexo
Sin embargo nada de esto vale si hablamos de la disciplina doméstica, no valen los azotes lentos y suavones, el mal comportamiento tiene sus consecuencias,  porque así se ha pactado en la pareja y el castigo, tanto si es administrado con la mano, cinturón, o cualquier otro instrumento no puede ser tomado a la ligera por la ninguno de los dos.
Buena señal es que al spanker le duela y le pique la mano cuando azote a la spankee, significa que a ella le pica y le duele mucho más y si no fuera así, si el castigo no se correspondiera con la falta cometida o la spankee sintiera que su compañero solo se lo toma como un juego erótico, surgiría la decepción y eso desde luego afectaría al buen funcionamiento de la relación. 
La disciplina doméstica es una forma de vida, todo es real, no somos actores interpretando un personaje, la estabilidad del spanker  es la clave, después del castigo todo será perdonado, pero debe perdurar en la mente de la spankee, no solo porque no se pueda sentar cómodamente durante unos días, sino para que medite y sepa que sus caprichos y mal comportamiento no serán admitidos en su relación.

6 comentarios:

Mariposas Choco dijo...

No veo donde esta la incompatibilidad entre una cosa y la otra....yo creo que el "juego" mas divertido y el mas completo es aquel, que sabe adaptarse a cada momento y circunstancias, disciplina cuando convenga y algo mas festivo en otros momentos.... lo limites a veces vienen mas dados por las circunstancias personales de cada uno, que no por deseos o ganas, al final sea de un modo u otro el resultado es el mismo no? El spanking nos excita, eso no quiere decir, que no podamos darle un enfoque u otro, esta claro que hay momentos y situaciones en las que se pide a gritos un castigo sin mas y en otras algo mas jugueton, pero repito para mi lo ideal, es poder tener ambas cosas, dentro del mismo juego. Buen post Marita.

Anónimo dijo...

Alguien sabe que ha pasado con el blog Aprendiendo-Enseñando? Si se intenta entrar dice que ha sido eliminado. Me gustaba. Hubiera dado cualquier cosa por disciplinar a Trasto.

Mahler N dijo...

Nada más, ni menos, que añadir.
A buen entendedor, pocas palabras bastan.
...Y solo quién lo probó lo sabe.




Chapeau!!

Anónimo dijo...

Ya he leído a Trasto en los comentarios a otra entrada, donde cuenta que han cerrado el blog porque peligraba su privacidad. Si eso ha sido por alguna metedura de pata de ella, merece ser disciplinada seriamente. Espero que su pareja y spanker sepa estar a la altura.

Evelyn dijo...

Me ha encantado la descripción; es totalmente cierta, la estabilidad/ inteligencia emocional del spanker es una clave muy importante en el balance de la relación y también el hecho que el castigo se ejecute, luego entran los detalles de "no me quieres/importo/eres muy blando/no lo haces en serio" y esas cosas arrastran con la confianza, la seriedad y por ende la relación.

Un Saludo.

Yo spankee dijo...

... y aunque me encantaría experimentar una relación de disciplina doméstica real, creo que me voy más por el spanking erótico... quizá tmbién porque estoy consciente de mis necesidades y la personalidad, tanto de mis spanker como mía... aunque he de confesar, jugar a la disciplina doméstica es muy excitante.

Excelente post, Marita.