jueves, 8 de agosto de 2013

Cuéntanos tu 8/8



Autor Fer:

Desde que fue creado el 8/8 como Día Mundial del Spanking por Ana K. Blanco y por mí, en este mismo blog, allá por julio de 2006 se viene celebrando de muchas formas y en muchos sitios.

A mis oídos han llegado muy bonitas historias de celebraciones e incluso de iniciación en el arte de los azotes eróticos consensuados entre adultos.

¡Cuéntanos tu historia!


5 comentarios:

Héctor dijo...

Qué encanto tienen las fechas redondas.

gavi dijo...

¡Mi historia y bien sosa! :/ Me la pasé en la oficina de 10 de la mañana a 9 de la noche así que, las felicitaciones fueron sólo por teléfono... jum

Anónimo dijo...

el dia de hoy podria ser algo asi como el comienzo del nuevo año.Ode uuna nueva etapa.
Desde hoy, me declaro firmemente decidida a ir a lo mío. A no dejarme utilizar nunca más. Y sobre todo a no ir mas "de frente", algo que sólo me ha traido problemas.
¿Se acabaron los juegos?. Para nada. A partir de hoy cuando alguien trate de engañarme diciendome que em echa de menos, diré que yo también. Eso, en lugar de recordar que se habló de una relación sin complicaciones. Cuando me digan que un juego ha sido una experiencia increible, no diré que lo increibles son los halagos innecesarios.Sonreiré, y ya está. Así que ah9ra será una persona más fácil de tratar, una spankee menos conflictiva y una persona más fácil de convencer, al menos en apariencia.

Mariposas Choco dijo...

Anonima. Interesante tu reflexion....me recuerda muchas cosas, pero al final, somos como somos, aunque pretendamos aparentar otra cosa, acaba saliendo nuestro ser. Suerte en tu cambio

Anónimo dijo...

Mi celebracion no se pudo llevar acabo pero el 10-08
llegue a casa y mi amo me ordeno desvestirme en mi baño, sali de el solo con el top blanco que dejaba entre ver mis pezones, y abajo solo un hilo.

Al entrar en la habitacion el me esperaba de brazos cruzados totalmente desnudo tumbado de medio lado en el marco de la puerta. Inmediatamente me lanzo con las manos al colchon y empezo a zurrarme con una paleta de madera, debio darme unos 30 paletazos muy duros que me hicieron quejarme. Cada vez que trataba de parame me sostenia hacia abajo y mientras me regañaba continuaba. Tanto me dio que empece a taparme y me golpeo las manos y de un tiron me bajo el hilo hasta los tobillos; ahi me hizo contar hasta 50 iba en tandas de 10 en 10 pero ya yo gritaba mucho.

Me lanzo a la cama y tomo su cinturon y volvio a obligarme a contar 50 mas... entramos a la ducha y mientras me descargaba con una lluvia dorada yo aun lloraba delante de el estando de rodillas...

Lo de mas no debo contarlo no tengo permiso y si se entera que escribi aqui pobre de mi y de mi cola....