lunes, 31 de diciembre de 2018

Un nuevo año



Sabemos que este año no ha sido prolífico en nuevas entradas. Hay veces que el trabajo o cualquier otra obligación no nos dejan tempo suficiente para nuestras aficiones. Por eso, nuestro propósito de año nuevo, es mantener el blog activo y que el "Espíritu Spanko" brille todo el año.
Fer y yo, os queremos desear un año nuevo lleno de prosperidad, salud y plenitud. Nosotros seguiremos por aquí, compartiendo todo aquello que nos parezca interesante excitante, divertido... Y que nos haga pasar momentos estupendos, momentos de azotes y nalgadas.




Marita


sábado, 29 de diciembre de 2018

Humillación


Ser castigada o disciplinada es algo que me excita muchísimo y lo acepto, sin embargo hay un componente en este juego que practico, que me costó bastante más asumir. Hablo de la humillación. 
Sé que la humillación forma parte del atractivo de la disciplina, pero hubo un tiempo en que no lo entendía. Por ejemplo: En una charla con amigas podría comentar: "Los azotes me excitan", pero jamás diría: "Me pone ser humillada".
Los spankos sabemos que no solo hablamos de azotes. Dentro del juego, hay posturas en las que te expones totalmente, ser castigada cara a la pared, o que te hagan hacer las tareas de la casa totalmente desnuda, con el culo rojo después de la zurra, (por poner un ejemplo), son parte del castigo, el cual me provoca gratas sensaciones, pero que al mismo tiempo me avergonzaba.
Pensando mucho en el tema me doy cuenta, que el sexo tiene un aspecto emocional y la humillación es una poderosa emoción dentro de este juego sexual que es el spanking.
Todo forma parte de una fantasía entre dos y la otra persona con la que la comparto, no me maltrata, ni disfruta haciéndome llorar o sufrir. Yo tampoco soy una victima que acepta la humillación. Estoy hablando de todo lo contrario, ambos nos entendemos a la perfección, disfrutamos, y hay más respeto, amor y comprensión, que en muchas otras clases de relaciones.



Autor: Marita


miércoles, 26 de diciembre de 2018

Confiar


Cualquier relación se construye a partir de la confianza, si hablamos de spanking, esa confianza es algo esencial.
La confianza evoluciona a lo largo del tiempo, el spanking y otras actividades sexuales requieren seguridad con la otra persona. Sin embargo, la mayoría de los spankos nos conocemos a través de la red, y a veces ni siquiera queremos una relación, si no encuentros esporádicos, por lo que las prisas pueden jugarnos una mala pasada. No nos paramos a pensar que ceder el control a otra persona, puede ser peligroso.Cuando nos encontramos con alguien por primera vez, con el fin de "jugar", el dialogo abierto y honesto debe ser el punto de partida. No tengamos prisa antes de estar con un desconocido a solas en una habitación. Ambos participantes deben poder confiar el uno en el otro, con sus pensamientos y sentimientos, con sus enterezas y fragilidades.
Exponer muy claro lo que se espera, intensidad de los azotes, si quieres marcas o no, zonas que no deben ser tocadas, sexo...
Lo ideal sería poder quedar para tomar algo en un sitio público unas cuantas veces antes de lanzarse, pero sé lo difícil que es cuando se vive a una distancia considerable, así que hay que conformarse con el video chat, que nunca será tan cercano como verte cara a cara durante unas horas. Esa confianza puede empezar a ganarse desde un primer "café", hablando del consentimiento, límites, experiencias, como te gusta jugar, que te motiva... Todo esto te ayuda a confiar, y que pasado un tiempo vayas a más, o a no tener que usar la palabra de seguridad, porque el spanker sólo observando a su compañera sabe donde está su límite y casi puede leer su mente.
Así que no olvidemos que confiar, es primordial para una relación exitosa de intercambio de poder , que sólo se puede lograr con el tiempo y aprendizaje mutuo.



Autor: Marita

lunes, 24 de diciembre de 2018

¡Feliz Navidad!


Autor:  Fer

A todos los lectores y seguidores de este blog, a todos los comentaristas y, por supuesto, a todos los colaboradores. Les deseamos una muy feliz navidad.

A todos nuestros y nuestras queridos Spankers, spankees y switchs. A todos los que vivís de  una forma o de otra el mundo spanko: Feliz Navidad

Es cierto que el mundo se divide entre los que aman las navidades y los que las detestan.... hoy les deseamos unas buenas fiestas a todos, unos que gocen de las navidades y los otros que las sobrelleven lo mejor posible (y si es con azotes consensuados entre adultos, muchísimo mejor)

martes, 18 de diciembre de 2018

Su primera experiencia



Uno de nuestros lectores, me mandó un mail, contándome como descubrió el spanking. Con su permiso, por supuesto, lo  comparto con vosotros.

Tenía unos vecinos que discutían constantemente. Yo tenía 19 años, ellos no llegaban a los 30. De vez en cuando, si mis padres no estaban, mi vecino venía a mi casa a tomar una cerveza y solía contarme sus problemas con su novia. Nada en su relación funcionaba, ni siquiera el sexo. Él se quejaba de el mal genio de ella, y como de una tontería podía formar una gran batalla. No tardaron mucho en romper del todo. 
Pasados unos meses, me encontré a mi vecina en el portal y la ayudé a subir las bolsas de la compra. Ella me invitó a tomar un café, y no tardó ni dos minutos en tontear descaradamente conmigo. Me preguntó: ¿Qué te gustaría hacer conmigo? Mi respuesta la dejó sin palabras por unos segundos. "Unos azotes no te vendrían nada mal", tengo que decir que la frase la saqué de una peli antigua cuya escena resultaba ser bastante ardiente. Después y con mucha ironía me dijo: "¿Un crío me va a azotar a mi?". Sin pensarlo, la agarré del brazo, la puse sobre mis rodillas, y comencé a zurrarla. Al principio no fui brusco, tampoco sabía como iba a reaccionar ella, cuando vi que solo lloriqueaba pero no luchaba por liberarse, le subí el vestido, bajé sus bragas y comencé a azotarla más fuerte. Cuando acabé, su comportamiento era totalmente sumiso y terminamos en su cama. En aquel momento me acordé de su ex, cuando me contaba la falta de sexo que existía entre ellos. 
Después de ese día, nos enrollamos muchas mas veces. Siempre hubo azotes antes del sexo y de los fuertes. Una vez ella misma me entregó su cepillo, quería probar algo más rudo. Terminó llorando, abrazada a mi, y completamente mojada. 
Desgraciadamente, cambió de trabajo y tuvo que trasladarse a otro barrio más cercano a su empresa. Nunca más nos volvimos a ver.
En casi todas las relaciones que tuve después, he azotado a mis parejas. Casi siempre por erotismo, pocas por disciplina. De todo esto ya han pasado bastantes años, ahora estoy casado y a mi mujer no le interesan los azotes ni como juego. Tampoco los echo de menos, creo que mi lado spanko, surgió como algo casual y desde mi primera experiencia como spanker he estudiado mucho las actitudes y comportamientos de muchas damas, y las señales que estas envían cuando desean ser dominadas y sometidas. 
Los azotes tanto eróticos como disciplinarios, dependiendo de los gustos, son un excelente complemento para el sexo, pero creo que muchas veces también ayudan al buen funcionamiento de la relación de pareja.



Autor: Un lector

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Azote y Café

Autor: Fer

Azote y Café es una página seria, más orientada a s/D que a Spanking, sin embargo en su título contiene la palabra azote y los azotes son un tema recurrente en esta web. Ya lleva cinco años en la red, no es muy activa, sin embargo sus contenidos son de buena calidad.

Muchos de nuestros lectores se interesan por la disciplina doméstica y por sus correspondientes fantasías. En este blog hay bases interesantes sólidamente instaladas en el mundo real.

Su autora Ángela, también autora de un libro sobre esta temática, se presenta de esta forma en su web:
¡Hola! Soy Ángela, Pelusilla, Angie… me llaman de muchas maneras, elige la que más te guste, no es relevante. Tengo 29 años, adoro escribir, estudié diseño de interiores, me encantan los gatos, estoy casada con mi Amo con el que tengo dos hijas preciosas. Soy un poco caótica, melancólica y soñadora. Me tomo las cosas muy en serio aunque suelo tener una sonrisa en la cara.
Soy una chica felizmente normal aunque, al saber que mi relación se basa en la dominación 24/7, pueda parecer que no es así. Pero creo firmemente que lo normal es ser diferente y que nuestras diferencias no nos encasillan o nos definen, sólo nos conforman. Conozco al amor de mi vida desde hace 11 años y le pertenezco desde hace 7, es algo que deseé desde niña y que vivo cada día como un extraño cuento de hadas que se hizo realidad… esa es mi forma de ser cotidiana, normal.
Soy muchas cosas, pero solo soy yo. Escribo y me analizo, lucho cada día por sacar a la luz todo lo que llevo dentro y aquí dejo parte de ese proceso reflejado… un batiburrillo de “sinsentidos” que le dan sentido a todo.
Una cosa que no dije es que tiendo a hablar demasiado así que si quieres conocerme un poco mejor,  de una manera más cercana… ¡Pásate por mi cuenta personal de Twitter!: @azoteycafe

Esta web merece ser tenida en cuenta. Estoy seguro que las amigas que bailan en el límite entre Spanking y BDSM, entre juegos de azotes y dominación, entre amor y dolor, entre sumisión y libertad sexual... disfrutarán conociendo esta web.

viernes, 7 de diciembre de 2018

La imagen del día

¿Pero a quién tenemos aquí? Si es el mismísimo Sr. Grey, el más famoso de los Dominantes, y por lo que se ve en la fotografía, parece ser que se pasa a nuestro bando. Bien hecho Christian, el Bdsm es demasiado serio, con tantas normas que cumplir. El spanking es más natural y divertido. Lo va a pasar genial y estoy segura que spankees no le van a faltar.




Autor: Marita


Unos consejos



De la página mitchaftermidnight.tumblr.com, unos consejos para aquellos nuevos spankers, o para los que "la situación" se les escapa de las manos.

1. Cuando menos se lo espere aumenta la intensidad del azote, hazlo varias veces, que no sepa que esperar.
2. Si la spankee ríe o bromea, azote más fuerte
3. Toma algún descanso, sólo para agarrar su pelo, reñirle o susurrarle algo perverso a su oído, que sepa quien está al mando.
4. Asegura posiciones donde no vea tus manos, así no se preparará mentalmente para el próximo azote.
5. Acaricia sus nalgas de vez en cuando.
6. Si en otk lucha mucho y te lo pone difícil, agarra sus piernas entre las tuyas.
7. No bromees sobre la situación, o no te tomará en serio.
8. Jamás le preguntes ¿Está bien así?, ¿Más fuerte?
9. Las manos del spanker son geniales, la intensidad, su calor, su tacto... Pero los implementos también son necesarios, un toque especial no viene nada mal.
10. Cuando todo termine, recuerde los abrazos y cuidados posteriores




Autor: Marita