sábado, 24 de agosto de 2013

Enfermera Spanker


Autor: Fer

Siempre hemos insistido en algunas profesiones emblemáticas en el imaginario colectivo y personal del spanking. La criada, la famosa "french maid", la mujer policía, la estricta profesora, la bibliotecaria con el cabello recogido y gafas que tras una metamorfosis aparece como una mujer 10 y, por supuesto, la azafata de vuelo.

Pero la enfermera tanto como Spanker o spankee aparece una y otra vez en nuestros sueños y en nuestras realidades.

5 comentarios:

Héctor dijo...

Qué coincidencia. Esta mañana por la calle me he cruzado con una mujer policía -muy guapa, por cierto-, que me ha inspirado mucho.
Suele haber una relación directa entre el poder que da una profesión y el morbo que inspira, pues al fin y al cabo a más poder más capacidad de castigar. Eso sí, luego podemos tener fantasías tanto convencionales como transgresoras, según que la persona con poder castigue o sea castigada.
La enfermera de la imagen trabaja a conciencia. Imagino que esa misma noche, de vuelta a casa, jugará un rato con su marido a las cartas o al parchís, y quien pierda...

Yo spankee dijo...

Mi mamá era enfermera y solía recibir en la casa a personas que le pedía inyecciones para personas de todas edades y, a veces, supositorios para niños pequeños... imagina lo que todo eso (desde mi 'tierna' infancia) provocó en mi YoSpankee :D es por eso que siempre he visualizado, tanto a médicos como enfermeras, spankers en potencia... alguna vez me tocó ver cómo mi mamá le daba una nalgada a una chica que pataleaba y gritaba como loca mientras intentaba aplicarle la inyección.

¡Saludos!

amigospanko dijo...

Héctor qué bonito comentario has hecho a este post, además das en el clavo, hay algo en el poder de la profesión que da morbo. son profesiones muy "próximas" al cliente, en las cuales se producen interacciones físicas, que permiten a las fantasías despertar. Finalmente todo nuestro juego, fantasías y estilo de vida está basado en una "transferencia" o "préstamo" de poder y en la confianza más absoluta, lo cual es próximo a estas profesiones.

amigospanko dijo...

Querida "Yo spankee" Muy interesante el relato de estas "huellas" emocionales en tu memoria desde el entorno familiar. Me ha despertado la inmaginación. Conociendo tu magnífico blog, leyéndote, todos percibimos lo sutil y refinada que eres en este mundo spanko, por lo que seguramente te viene desde pequeña el haber puesto tu mente a imaginar y a dejarla inundarse por las imágenes y fantasías que esas "inocentes" visiones tehan proporcionado. Yo tengo una queridísima amiga mía con la cual durante muchos años compartimos estos juegos que es enfermera y ella misma ha sentido cosquilleos cuando ha tenido que aplicar o presenciar ciertas técnicas aplicadas a personas atractivas. Como por ejemplo inyecciones a alguna chica entre sus 18 y 22 años, de estas un poco aún aniñadas.. Lo de una nalgada a una chica que ataleaba y gritaba mientras tu mamá le aplicaba el inyectable es una imágen de primera calidad para iniciar un buen relato...
Gracias por tu valiosa contribución!

Anónimo dijo...

Hola a tod@s:
En mi caso, mi chica es enfermera, y alguna vez me ha azotado con el uniforme puesto.
La foto es preciosa... pero hay un complemento que hace que una enfermera remate una buena azotaina:
Utilizar su zueco como instrumento. He probado varios modelos, todos muy efectivos, la verdad. Los de suela de goma arden de lo lindo. No hace falta que la suela sea muy gruesa, es más, he probado unos con la suela no muy gruesa, y un poco flexible que pican de lo lindo.
Pero los que se llevan la palma, son los de suela de madera. Temibles, creedme.
En el caso de mi pareja, el instrumento preferido es la zapatilla, y en especial, este tipo de calzado. La verdad que son muy efectivos, y solamente el verla con ellos puestos, quiere decir que no me espera nada bueno. ¿Alguien más los ha probado?
Un saludo