jueves, 7 de marzo de 2013

Nunca lo he entendido


Autor: Fer

Nunca he entendido el autocastigo, aunque aquí en este dibujo me resulta muy sugerente. Respeto esa práctica que ocurre, por lo que tengo entendido, en los juegos de spanking a distancia o en personas que están solas en esta fantasía por opción o por circunstancias.

Todos mi respeto hacia estas prácticas, pero prefiero el juego a dos o más.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

El Self (autoazotarse)tiene su puntillo pero como el real no hay nada.

Un saludo,SLM

Noa Doménech dijo...

Yo nunca he sentido la necesidad de hacerlo pero puedo entender que sea una opción para quien no tenga spanker o por cualquier otro motivo personal. Yo tampoco creo que en mi caso sintiese lo mismo que si te lo hace otra persona, de hecho creo que me sentiría un poco ridícula, pero repito que cada uno lo verá de un modo diferente.

gavi dijo...

Recibí buenas respuestas cuando pregunté a algunas auto spankees por qué, así que lo entiendo perfectamente.
Lo practiqué una o dos veces por chat, obedeciendo órdenes... ja! Y al no gustarme nadita, para las siguientes me negué. Qué le voy a hacer :)

marita correa dijo...

A mi tampoco me va, no sentiría nada en absoluto, y además me daría flojito, jajaja

Anónimo dijo...

Yo practico esta opción de castigo. De hecho así comencé en este mundo antes de tener pareja y comenzar con ella con una relación de disciplina doméstica.
Está claro que como el real no hay nada por varias razones, como son el factor sorpresa.
¿Dónde caerá el siguiente azote?, ¿fuerte o flojo?...
En cuanto a razones para practicarlo, también se me ocurren algunas, como probar nuevo implemento (yo lo hago siempre que mi pareja compra zapatillas de casa nuevas o sandalias... incluso de niño lo hice con las de mi madre, para hacerme una idea de lo que mi trasero iba a sufrir) castigos a distancia...
En cuanto a la sensación de sentirme ridículo, puede ser que sí, pero a mis 38 años, volverme a ver en la situación de recibir unos buenos azotes con el culo al aire sobre las rodillas de una mujer... jejeje... ridículo, humillante... es parte del castigo, jejeje.
Uno de las azotainas de este tipo que recuerdo por la situación, fue una ocurrencia de mi chica (tiene mucha imaginación para los castigos), fue una en la que me pilló probando una de sus nuevas zapatillas de andar por casa. No me dí cuenta que entró en casa porque el volúmen de la música estaba alto para que no me oyesen los vecinos. Yo estaba tumbado sobre el asiento de una silla a modo otk, y con el trasero al aire y bien expuesto para probar la eficacia de dicha zapatilla, la cual he de decir que calentaba el culo de manera más que aceptable. Cuando me levanté de la silla y me giré, allí estaba ella, apoyada en el marco de la puerta, con mirada pícara, y me mandó al rincón.
Cuando se puso cómoda, (ducha, pijama...) me llevó de la oreja a la misma posición en la que me encontró. Me dió la zapatilla, y me dijo que siguiese donde lo había dejado, que no había que dejar las cosas a medias, y se colocó detrás para ver como lo hacía yo solito. Comencé a alternar unos buenos zapatillazos sobre las dos nalgas, y cuando yo paraba de darme, ella, con la otra zapatilla, me arreaba para recordarme que el castigo iba a ser como dios manda. Ni que decir tiene, que los azotes que yo me daba, cada vez eran más flojos, pero ella los complementaba por su parte con un buen azote para compensar. Así fue hasta que quedó satisfecha con el color de mi culo, y me mandó parar, pero completó este "selfspanking en pareja" con unos cuantos reglazos que no esperaba, ya que no me di cuenta que había cogido la regla de madera antes de empezar, a modo de propina. Fue un buen castigo, y he de decir que si lo probáis, veréis que tiene su puntito. Nosotros lo hemos hecho alguna vez más.
A partir de ese día, no me enteraba que ella había comprado zapatillas, sandalias, zuecos... hasta el momento que los estrenaba sobre mí, lo cual le daba un plus a esos primeros y sorprendentes azotes, que eran nuevos para mi.
Espero que mi punto de vista os aporte algo sobre esta práctica.