viernes, 8 de marzo de 2013

10 cosas que las azafatas no soportan


Muchas veces los decálogos o credos de las azafatas eran puro machismo


Autor: Fer

Las azafatas de vuelo son mujeres trabajadoras y hoy es 8 de marzo, Día Mundial de la Mujer Trabajadora. De todas las mujeres, algunas son spankees y entre ellas algunas, digo yo, deben ser azafatas de vuelo.

Desde este artículo queremos rendirles un merecido homenaje a las azafatas de vuelo.

Desde este blog siempre hemos hablado de lo azotables que son las azafatas y personalmente de mi fantasía de azotar a una (o varias) esbelta azafata(s) sobre mis rodillas y con los más variados instrumentos. Sin embargo nuestro aprecio por esa profesión es muy grande. Como viajero frecuente observo a las azafatas, no solo con mis maliciosos ojos de Spanker, como personas que trabajan en una profesión que tiene cosas muy buenas pero algunos aspectos duros.  Desde aquí queremos expresar nuestra simpatía con estas chicas que tienen que lidiar con el público y que muchas veces la gente que viaja se olvida que está siendo muy bien atendida por otras personas. Hagámosle la vida agradable, eso sí, si alguna comete una falta aquí está Fer para persuadirla de la necesidad de enmienda, tengo mis propios métodos.

Encontré este artículo en el diario "El País" escrito por Paco Nadal y me pareció oportuno colgarlo aquí.


"Los viajeros, y sobre todo los periodistas de viajes, hemos criticado hasta la saciedad a las líneas aéreas y a su personal: que si tienen retrasos, que si los asientos están muy juntos, que si las azafatas eran antipáticas, que si la comida era repelente...
Pero, ¿y qué piensa esas azafatas y azafatos de sus clientes, los "pasajeros"? Los usuarios de aviones somos una fauna variopinta que también hay que poner en cuarentena. Siempre me he preguntado qué pensarían los tripulantes de cabina allí metidos durante horas y horas, apretados como sardinas entre cientos de caras desconocidas, cada vez diferentes, pero repitiendo siempre los mismos patrones de (mala) conducta.
Así que le he preguntado a Gema Ligero, ex-azafata de varias compañías y autora del blog TeleAzafata cuáles eran esas cosas que más rabia le daban al personal de cabina, lo que menos soportaban de la conducta de los pasajeros. Se lo limité a 10... ¡pero creo que hubiera podido escribir cien!
1. Que te pisen y no te pidan perdón. Pasa tantas veces, que la costumbre te hace dar las gracias cuando sucede. Queda raro.
2. Que estiren las piernas sacando los pies al pasillo y cuando pasas el carrito del bar vayas tropezándote. A veces, incluso, hay que despertar a los pasajeros para que los quiten (el carro pasa justo entre los asientos) y encima te miran con mala cara.
3. Que se levanten de sus asientos antes de que el avión pare al aterrizar. Nunca entenderé por qué lo hacen. Hasta que no se abran las puertas no van a salir.
4. Que te MANDEN que les subas la maleta de mano. Y más cuando son grandes y pesadas. Podemos ayudar a personas mayores, niños, embarazadas, ... ¡Pero tener que ayudar a un hombretón hecho y derecho!
5. Que se escondan el móvil para seguir usándolo cuando les has advertido que tienen que apagarlo. ¡Se les nota mucho!
6. Que se les antoje usar el baño justo en el momento en que se enciende la señal de "cinturones", a pesar de que lleven media hora en su asiento mientras se embarca.
Las azafatas son entrenadas para todos sus quehaceres
7. Que cuando intentan encender la luz de lectura del asiento se equivoquen y le den al timbre. Vas y no quieren nada. También los pasajeros que van con niños y les dejan jugar con el timbre.
8. Que se quiten los zapatos para dormir. Estamos en un lugar público.
9. Que metan papeles, vasos, latas, chicles y demás basura en el bolsillo del respaldo del asiento. Después es muy difícil quitar en el poco tiempo del que se dispone, y ese avión va a utilizarse en más ocasiones ese día.
10. Que una vez que has pasado por todo el avión ofreciendo comida y bebida, nada más recoger el bar empieces a escuchar timbres de pasajeros que quieren algo. Por qué no lo han pedido hace 5 segundos, cuando he pasado por al lado de su asiento?
Y de propina, una más:
11. Que quieran ligar contigo y te den una nota con su número de teléfono.
¡Cielos, confieso que alguna de esas conductas he incurrido yo alguna vez! (nunca la 11, eh)
Y tú ¿cuantas cosas haces que fastidian a la tripulación de cabina?"

3 comentarios:

gavi dijo...

Ejem... en realidad son las patronas... y mira que pueden llegar a ser wacala! :p

Noa Doménech dijo...

yo de momento solo he subido una vez en avión en toda mi vida y el trayecto fue tan breve que no me dio tiempo nada más que a mirar por la ventanilla y disfrutar del paisaje.

marita correa dijo...

Bueno Fer, creo que en los aviones de hoy en día, sería un poquito difícil azotar a la azafata, cada vez hay menos espacio para sentarse, y de moverse, ya ni hablemos...