jueves, 3 de octubre de 2013

La zona "spanking"

Autor: Marita Correa
cherry mistress

Cuando vi esta imagen, inmediatamente pensé, que el texto lo habría escrito un experimentado spanker, pero luego dudé, porque también podría haber sido elaborado por una spankee, cansada de que su compañero no azotase la zona adecuada. 
Creo que la mayoría de los spankos tenemos sentimientos encontrados sobre el dolor, no nos consideramos masoquistas, pero nos gusta el placer que los azotes nos proporcionan, a veces imaginándolos más que sintiéndolos. Nos excitamos viéndonos las marcas, se nos pone la piel de gallina cuando un leve roce en el trasero nos recuerda lo que ha pasado, y si sufrimos pero a la vez disfrutamos y una pícara sonrisa se nos escapa al tener que sentarnos, es que los azotes habrán sido muy bien repartidos, en la zona que indica la fotografía.

3 comentarios:

gavi dijo...

El placer que me da mi pseudo masoquismo se limita a las nalgas, en las piernas ya no, y un golpe dado en los muslos ya no es una nalgada. Para mi los muslos están fuera del límite.
No sé quien hizo ese dibujo, pero en mi opinión está completamente equivocado(a) En los muslos ¡Nada!

rafaelo spanko dijo...

Yo también prefiero las nalgas. Y en los testículos con mucha suavidad...

marita correa dijo...

Bueno gavi, la verdad es que en los muslos es bastante doloroso, a mi realmente tampoco me gustan demasiado pero alguno para recordarte que no te cubras o no patalees, tengo que reconocer que me excitan bastante.

Un besito

Rafaelo!! En los testículos?? Aunque sean suavitos eso tiene que doler!!

Un besote mi valiente amigo