viernes, 14 de junio de 2013

Otros castigos: Escribiendo lineas

Autor: Marita Correa
stadiumlovewilightgalaxy

Much@s spankees dicen que odian el rincón, pero y ¿que me decís de escribir líneas?, para mi es lo mas odioso del mundo, normalmente después de una zurra inolvidable tengo que repetir una y otra vez lo que haré o lo que no volveré hacer, 100, 150 o las veces que al caballero spanker se le antoje, y todavía tengo suerte si se trata de copiar una y otra vez esas tediosas frases, porque si hay algo con lo que no puedo es tener que hacer una redacción, contando cómo me siento después del castigo y los motivos por los que he sido “debidamente” castigada. Por supuesto que esta redacción no puede ser algo sencillito, sino que mi estilo literario tiene que convencer a mi spanker y hacerle ver que estoy realmente arrepentida, sino no podré levantarme de la silla, hasta que escriba el texto perfecto. Así que me río yo del rincón, ¡al menos estas de pie!, permanecer sentada después de ser azotada es tortuoso y encima tu pobre mano termina tan dolorida como tu culo.

6 comentarios:

Evelyn dijo...

En lo personal solo una vez me ha tocado hacer planas con lo que no debo de hacer (200 veces) fue muy aburrido y tedioso, sin embargo no imagino tener que redactar un "articulo" de mi "arrepentimiento" jajaja me quedaría ahí por mas de dos horas ingeniando algo que suene creíble jajaja.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Pues imagina si al Spanker se le ocurre poner en el asiento de la silla un felpudo y te hace sentarte encima, las copias o la redacción se te hace eterna.

Un saludo, Salamandrina.

gavi dijo...

Para mi, el juego acaba con la última nalgada, así que nada de los demás "castigos" tienen ya ningún sentido, ninguna diversión ni ninguna excitación. Por esto nuna he tenido que hacer nada después de las tundas, salvo en algún caso pleistosénico un rincón por el cual aprendí que ABOMINO el rincón, por puro aburrido que es! Así que ni hablar de líneas! Je

marita correa dijo...

Evelyn, a mi me pasa lo mismo, en el colegio odiaba las redacciones, así que pongo mucho interés y rapidez en terminar esas espantosas y repetitivas líneas. Un beso
Salamandrina, creo que a mi spanker no se le ha ocurrido lo del felpudo, así que creo que debo ir eliminando el que tenemos en la entrada de casa, jeje. Besos
Gavi, como envidio tener carácter pa plantarme y decir “No más líneas”. En mi caso, mi spanker tiene muuucho más carácter que yo. Besitos guapa

Noa Doménech dijo...

yo tampoco he probado lo de redactar y rezemos para que a mi spanker no se le ocurra xq que tostón...Imaginaos, me duermo fijo, si una vez mi spanker me hizo esperar de rodillas y con la cabeza apoyada en el suelo durante media hora y me dormí en esta posición jajajaja, si me toca copiar aprovecho para echarme una siesta juas juas

Anónimo dijo...

En mi caso, el castigo de copiar lineas, se hace sentado en una silla que tiene el asiento formado por unas cuerdas trenzadas de un material tipo al esparto, lo cual añade un plus a dicho castigo (imaginad el trasero bien calentito sobre dicha silla). Además, la frase suele ser bastante larga, no se queda en una simple "He de obedecer siempre a lo que me digan", por ejemplo, sino más en plan "bronca", que además he de redactar yo mismo y ha de convencer a mi pareja, la cual suele adornar para que sea más larga, del estilo "Como no he obedecido a mi pareja, me veo otra vez en la situación en la que me encuentro ahora mismo que no es otra que copiar xxx (con letras, por supuesto) veces esta reflexión, y espero me haga meditar mediante este castigo, que mi obligación es siempre la de obedecer como un buen chico, y así de paso evitar este tipo de medidas que tan tediosas y aburridas me resultan, además de evitarme unos buenos y merecidos azotes". Imaginad copiar 200 ó 300 veces todo el párrafo... se hace eterno. Además, mi pareja me hace numerar todas las líneas, y como falte alguna incrementará las copias. Estas suelen estar escritas a lapicero, para que cuando me las revise, si la caligrafia no es buena, se borra y se repite.
Este "castigo complementario" no lo suele usar mucho, y cuando lo hace es por actos infantiles, como no hacer la cama cuando me toca, llegar algún sábado con una copa de más... etc.
Me resulta tan aburrido que incluso he llegado a negociar rebajar el número de copias negociando unos azotes extra, un buen rato extra cara a la pared... a veces funciona y me sale bien, y cuando no es así, el número de copias se incrementa, o incluso me gano unos reglazos en la palmas de las manos, por rechistar.
Tenemos una relación switch, y me consta que a ella tampoco le gusta un pelo este castigo, así que lo mejor es no quejarse mucho.