miércoles, 5 de junio de 2013

9 semanas y media


No sé porque mi amiga y yo elegimos ver esta peli, los actores todavía no eran famosos y ni siquiera sabíamos de lo que iba, pero aún así decidimos entrar.
Me recuerdo desde el primer instante, inmersa y fascinada con cada escena de aquella maravilla de película. Mi corazón se aceleraba con cada nuevo juego de la pareja, pero dejó de latir en el momento que John le dice a Elizabeth, que ha sido una niña mala y merece unos azotes. Sé que en ese momento, me agarré con fuerzas a los brazos de la butaca, y ni siquiera podía pestañear, tan sólo pensaba "Que lo haga por favor, que lo haga". Bueno, al final me quedé con las ganas y la situación termina, de una manera muy diferente a lo que hubiese deseado.
La protagonista cede a todos los caprichos de su amante, menos a ser azotada en ninguna de las dos secuencias en las que esto podía haber ocurrido. No sé porque Adryan Lyne tan solo las insinuó y no las mostró con claridad, a lo mejor temió que los críticos más conservadores y las feministas lo tacharan de sexista, y aún así algunas escenas tuvieron que ser suprimidas para poder ser estrenada.  
Os dejo en este vídeo,  la secuencia de la que os hablo. Hubiera podido ser tan perfecta!!

Autor: Marita Correa

2 comentarios:

Noa Doménech dijo...

Que decepción que al final no hubiesen azotes. Pero es que en el fondo ella no consentía nada, lo acababa haciendo por él y eso es lo que hizo que no me gustase nada la relación que mantenían.Desde el principio se veía que no acabaría bien.

marita correa dijo...

Aunque yo me quede echa polvo con el final la primera vez que la vi, la verdad que no podía acabar de otra manera.
Besitos