jueves, 7 de febrero de 2013

Sin delicadezas

Autor: Marita Correa

¿Recuerdas la semana pasada? Una cena romántica, velas y pétalos de rosas sobre la cama, y una semana después,  quiero ser castigada, quiero que me pegues duro hasta que me hagas llorar, que me tires del pelo y me susurres al oído que soy tu puta y te pertenezco, mientras  siento la erección de tu miembro a través de la fina tela de mis vestido. No digo que el romanticismo no esté bien, pero dejémoslo para otra ocasión, porque hoy quiero que me arranques la ropa, que me ates y amordaces, hoy necesito sucumbir de placer a tus pies.