lunes, 11 de febrero de 2013

El cinturón

Autor: Marita Correa

Perpetual brat

Hay algo diferente en el cinturón que en cualquier otro implemento usado en el spanking. El cepillo, la canne, el paddle, todos son bienvenidos pero hay algo en él, que lo hace ser diferente. Es todo un clásico y tod@s l@s spankees sabemos lo que provoca en nosotr@s cuando el spanker empieza a sacarlo de las presillas del pantalón. Ver como lo dobla y como se dirige hacia mí, hace que el corazón se me acelere y en esos momentos, solo sé que lo deseo y que necesito sentirlo.
No me provoca temor como puede hacer otro  instrumento, y no porque no duela, porque quien lo hemos probado sabemos que lo hace y mucho, pero puedo decir que es el único que me gusta ver, escuchar y sentir. El único que me transporta en un solo instante, a ese mundo que sólo nos pertenece a mi spanker y a mí.

5 comentarios:

rams de M dijo...

efectivamente concuerdo contigo marita, el cinturón tiene un algo mágico, el ritual de hacerlo salir de la cintura del spanker hacia sus manos y el sonido del chasqueo antes de aterrizar en nuestras nalgas ... mmmm...
impagable
gracias por tus artículos

asian spank dijo...

i like your blog
i want to enchange link.
http://asianspankee.com/

marita correa dijo...

Gracias a ti rams, que "buenos" ratitos nos hace pasar este implemento verdad??
Besos

gavi dijo...

Como ya comente anteriormente, del cinto lo que me encanta es el momento en que se lo quitan, es algo que me parece muy masculino, sin embargo, el dolo que produce, la verdad no me gusta.. A mi se me acaba el encanto del cinturón una vez que se lo quito. Pero también es cierto que si al spanker le parece imprescindible por que es su gran gusto, puedo acceder sin problema.

Anónimo dijo...

cm m gustaria probarlo de solo pensarlo un mezcla de sensaciones se presentan en mi imagino una y mil vecs secuencia dnd el cinturon esta cm protagonista de solo nombrarlo una mezcla de temor y deseo se presenta en mi mente y cuerpo