lunes, 14 de enero de 2013

Pajilleras de la caridad

Autor: Marita Correa



deviant female

Con el estreno de la película “Las sesiones” se ha hablado mucho de las personas impedidas físicamente y de sus necesidades sexuales, y en uno de estos artículos me encontré con un enlace que me llevo a las llamadas pajilleras de la caridad, ¿las primeras asistentas sexuales de la historia?.
Os resumo la información que viene en la red sobre este tema: La hermana sor Ethel Sifuentes que cuidaba a soldados y oficiales heridos tras la guerra Carlista, viendo el ambiente de ansiedad y de tensión que se respiraba en el pabellón donde estaban ingresados estos, pensó que lo que necesitaban era un alivio sexual, así que con la aprobación del Obispo de Andalucía, en 1840 se autorizó la creación del cuerpo de Pajilleras del Hospicio de San Juan de Dios, de Málaga.
Sor Ethel junto con otras hermanas del Hospicio se pusieron manos a la obra y los resultados fueron estupendos, el ambiente en los pabellones cambió radicalmente y los hombres aún habiendo militado en bandos opuestos departían cortésmente entre ellos.
Pronto se le unieron voluntarias seculares a las que se les obligaba a llevar un estricto uniforme que ocultara sus formas femeninas y un velo de lino que tapaba su cara de nariz a barbilla.
Tras el éxito obtenido se crearon cuerpos de pajilleras por todo el territorio nacional, siendo los soldados republicanos en el siglo XX sus últimos “pacientes”, no dicen nada de los nacionales, así que es de suponer que se quedaron sin tan grato consuelo.
También son singulares los nombres de las distintas congregaciones de estas hermanas: “Adorativas del santo miembro”, “Cuerpo del pajilleras de la Reina”, “Las esclavas de la Pajilla de María” etc.
Algunos dicen que todo esto es una inmensa mentira que recorre la red.
A mí por ejemplo me surgen muchas dudas respecto a esto, la primera que el Obispo de Andalucía no se llevara las manos a la cabeza ante semejante propuesta y la aprobara sin más. Segundo, alucino lo puesta que estaban las monjas en temas sexuales. En una época donde el sexo era pecado, y algo de lo que jamás se hablaba, unas señoras que se supone llevaban casi toda su vida en un convento, conocían el efecto del sexo sobre la testosterona y también sabían lo bueno que era este para liberar tensiones. Por otro lado quien les enseñó las técnicas de masturbación, imagino que recibirían ayuda de los soldados para que estas arduas labores fueran un éxito ¿no?
Leyenda urbana o no, esta historia es realmente sorprendente y curiosa como para dedicarle una entrada, por supuesto si alguno de vosotros tiene más datos sobre este tema os agradecería que nos lo comentaseis.
Joan Defers

3 comentarios:

efe{LL} dijo...

Irving Wallace,ya escribió la cama celestial.
Es sabido que muchas parejas necesitan determinada terapia sesual y aunque parezca mentira es necesario enseñarles.
Aunque aquí no se relata una historia clerical si tuvo su aquel cuando la escribio Irving.
Muy buen articulo como es costumbre en este gran blog.

Saludos

Samael dijo...

Increible artículo, es la clase de información que realmente gusta de leerse, nos aporta bastante sobre la cultura más allá de la frontera mediatica sujeta al paradigma del decoro. Muchas gracias por su tiempo y por compartirlo con nosotros.

marita correa dijo...

Gracias efe por la información sobre "la cama celestial", intentaré conseguirlo y me alegro mucho que te haya gustado esta entrada.
Gracias a ti también Samel por tus amables palabras, es increible las cosas que se descubren y lo que todavía nos queda por descubrir ¿verdad?
Besos a los dos