jueves, 7 de julio de 2011

Spankee a la fuga


Autor: Fer

Mucho se ha hablado estos días en la prensa del corazón e incluso en las sobrias páginas color salmón de la sombría prensa económica sobre el caso de Charlene "novia a la fuga" del Príncipe Alberto. A esta bella nadadora la pillaron ya en el aeropuerto de Niza a punto de darse el piro, por lo que dicen las lenguas viperinas de periodistas y blogueros. Posiblemente en un medio acuático no la habrían atrapado tan fácilmente.

Total que también la spankee se puede dar a la fuga, con lo cual tendríamos "spankee a la fuga". Muchas y variadas pueden ser las razones de su huída precipitada o tadía. Una pareja de spanking no siempre es una relación sentimental, lo que pude constituir un "ecosistema" muy endeble. Cualquier cambio por pequeño que sea puede provocar el muy citado efecto del aleteo de la mariposa, es decir puede desencadenar una serie de cambios que lleven a un resultado final de una spankee huyendo. Huyendo de un compromiso que no ha deseado, huyendo de un spanker torpe, huyendo impulsada por la culpa de la felicidad de haber concretado sus fantasías... huyendo de un eneamoramiento de un spanker casado y con ocho hijos... corriendo y, en suma, dándole la espalda al spanker pero esta vez no para recibir azotes.

En el spanking hay intimidad y se produce una fortísima comunicación. Sentimientos? compromiso? eso ya es harina de otro costal. Siempre hay que pensar el mundo del spanking en términos demográficos y estadísticos. Otro día hablaremos de los sentimientos en el spanking y de demografía y estadísticas del spanking.

Puede volver la spankee a la fuga, mi respuesta rotunda es NO.

¿Qué piensas tú de esto?