jueves, 7 de julio de 2011

Ponerle puertas al campo



Autor: Fer

Una nueva amiga del Facebook, a la cual llegué por (afortunado) error y me está resultando una persona muy interesante se asombraba al asomarse a todo el mundo del spanking. Ha conocido este blog y hemos intercambiado una decena de mensajes. Esta chica, llamémosle LP, me ha comentado que le excita y practica, sin llamarle bondage, junto con su pareja algunas ataduras para tensarse y tener orgasmos más intensos. A veces lo hacen con una cuerda y otras con calcetines.

LP no pertenece a nuestro mundo spanko, ni bdsm, ni similar. Sin embargo ¿dónde está la frontera? ella me dice: "(...) jaja, nada simplemente, no se me habia ocurrido atarme de pies y abrir las piernas, jaja, cuando vi a bettie page, pensé:anda mira, no sabe nada!! jaja... (...) jaja, eso de abrirse de piernas en el aire tiene que dar placer a una mujer que está bien follada, claro. perdona, así de claro." Con lo cual se puede demostrar que el goce está en todas partes, que no es un mundo dividido entre "nosotros" y "los vainillas", como algunos practicantes pretenden. LP es una mujer libre y no necesita autoetiquetarse.

Esta pequeña historia de LP me lleva a reflexionar sobre lo tenue que resulta la frontera entre las prácticas sexuales de las parejas consideradas y autoconsideradas "normales" y nosotros los más "pervertidillos". ¿Dónde está el límite a las fantasías? ¿dónde se sitúa la línea divisoria entre los "normal" y lo "perverso" en el mundo de entre las sábanas?

Bien, algún psiquiatra, psicólogo o psicoanlista me puede salir con aquello de que si la práctica en cuestión es exclusiva para obtener el orgasmo caería de un lado y si no lo es del otro. Un poco como la pelota de tenis en la genial película de Woody Allen Match Point.

Los límites siempre son difíciles de establecer. Si no que le pregunten por ejemplo a los nacionalistas hoy en día en dónde ponen los límites de una Nación ¿en el territorio actual de la misma? ¿en el territorio histórico? ¿en los que han nacido allí? ¿en los que son ciudadanos? ¿en los que hablan una lengua diferente? ¿en los que votan una opción u otra? ¿en los que poseen unos determinados apellidos? Cosa difícil la de los límites.

Quizás las españolísima expresión "no se le pueden poner puertas al campo" es una de las que mejor sintetiza la dificulad de los límites.

Si elevamos más el nivel y comenzamos a ascender al Olimpo de la reflexión filosófica, podemos recurrir al clarividente pensamiento del filósofo Eugenio Trías Sagnier, autor de varias obras sobre la filosofía del límite y que, en palabras del catedrático Jacobo Muñoz Veiga, [según Trías] hoy el límite ha dejado de ser muro convirtiéndose en puerta de acceso a la inevitable mutabilidad de los entes, esto es, una noción de límite conquistada por el principio de variación, abierta al misterio antropológico del cambio de morada, del hombre como ser del límite.

LP también ha tenido el detalle de enviarme estos deliciosos videos de la Gran Bettie Page, que probablemente ya están publicados en alguno de los más de 500 artículos de este mismo blog, pero que los incorporamos con gran placer aquí.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buen escrito, y grandes videos, ;)

mencanta fetish dijo...

Parabéns gostoso!
mencanta@hotmail.es

Sorpresa Repentina dijo...

Bueno, si te sirve para algún tipo de estadística(?) o algo... yo soy una lectora bastante frecuente de tu blog, y aunque realmente no practico ni el spank ni niguna de las otras, la verdad es que verlo me excita bastante... creo que como fantasía más que como práctica en lo personal. Hay una categoría o etiqueta para eso? seré una especie de voyeur del spank?
muy bueno el blog, saludos

mencanta fetish dijo...

este é um link do meu fetiches pela graça de Ana Casada
http://casadaana2011.blogspot.com/2011/07/bondage.html
Obrigado! beijos!

amigospanko dijo...

Lamentablemente perdí la pista a esta chica puesto que mi experiencia en Facebook ha resultado nefasta. He tenido que rehacer el prefil 3 veces, pese a que los contenidos podrían pasar la censura vaticana sin mayor problema... me encantaría volver a tomar contacto con ella.
Eso sí, muchas gracias por los comentarios tanto de Anónimo como de mencanta fetish (muito obrigado) así como el de sorpresa repentina, persona lectora, analítica, agradable y fantasiosa en el buen sentido del término.
Gracias!