sábado, 24 de junio de 2006

Dulces maestras


Autor: Fer

La escuela, la Institución Escolar en general, es un mundo que ha permitido soñar a los spankos de todo el planeta. Yo personalmente no conocí los castigos físicos en el colegio, salvo algún tirón de orejas y muy eventualmente alguna bofetada (nada fuerte)... siempre como algo muy excepcional y ocasional.

Las maestras, junto con las enfermeras, han sido precursoras de la integración de la mujer al mundo del trabajo. En épocas en que la condición de la mujer era bastante peor que ahora esto se veía reflejado como en este contrato.

Sin embargo, este contrato, hoy en día sería una buena base para el juego spanker-spankee. En muchas ocasiones hemos visto como algunas de las cosas que ocurrían en el pasado, como caso extremo citemos la esclavitud, son el contenido recreado de juegos consensuados. Pensar en cómo sería tratada una maestra por el director si descubría que había algún incumplimiento contractual... o cómo sería corregida en sus faltas por la Jefa de Estudios, maestra ya más resabiada que ha pasado por todas las fases.

Volveremos sobre el tema escolar...

3 comentarios:

Ocho dijo...

Me gusta muchísimo el tema escolar, así que puedes volver a él cada vez que quieras. Por cierto, y sin pensamientos spankees de por medio, vaya tela con el contratito, no? Qué fuerte!

maria dijo...

Wow.. ¿y este contrato es una copia de un contrato real? Sabía que estas cuestiones eran de alguna manera "supuestas" y se esperaba que se cumplan (lo que es casi lo mismo) pero nunca imaginé que estuvieran por escrito.
A mi también me parecen muy interesantes las fantasías escolares.. Un beso.

María

Fer dijo...

Siendo muy honesto he de decir que no puedo certificar la autenticidad del contrato, me llegó en una de esas cadenas de Internet (me lo envió una amiga más o menos feminista, supongo que a ella le llegó por otra parte) pero "Si non e vero e ben trobato"

Sobre las fantasías escolares hay mucha tela que cortar. Je je je