lunes, 11 de noviembre de 2013

La felación como castigo

Los que practicamos la disciplina doméstica, no solemos tener sexo después del castigo, a veces porque el spanker, se lo niega a la spankee como continuación de ese castigo, otras porque los ánimos no están para tenerlo.

No hace muchos días, leyendo el artículo de una spankee inglesa que practica la disciplina doméstica, me llamó la atención una frase en su post. Por lo visto estaba un poco deprimida y lo único que le apetecía era irse a dormir, sin embargo a su pareja le apetecía "charlar". Literalmente decía así: Cuando aprenderé que "charlar",  significa acabar con el culo dolorido y la boca llena de su polla.
No es la primera vez que leo una entrada parecida a esta, y es a a eso, a lo que me quiero referir con este post.

Estar baja de ánimos o simplemente de mal humor, no significa que queramos o merezcamos ser castigadas. Puede haber montones de motivos para estar así, a lo mejor hemos tenido un jornada laboral frustrante, también puede ser que nos hayamos cruzado con todo la gente antipática y mal educada de nuestra ciudad y alrededores, que se han encargado de fastidiarnos el día, o simplemente y sin saber porque, se está desanimado...¿Es eso tan malo?

Si mi pareja no está de humor enseguida se lo noto, y lo entiendo, simplemente me pongo en su lugar, y se que necesita su tiempo y su espacio, no voy tras el, echándole en cara su depre, o dándole la "vara" (que bien viene esa expresión ¿verdad?) para que me azote, porque a mí, si me apetece jugar.

Pero lo que ya me parece una insensibilidad total, es que además de ser castigada en un momento que no te lo pide el cuerpo, tengas que hacerle una felación a tu pareja. ¿Que significado tiene? ¿Es alguna clase de terapia?, se supone que ¿te encontrarás mejor después de hacérsela? Creo que lo más probable, es que sea una continuación del castigo. Yo desde luego,  no puedo verlo de otra manera.
daddys tender touch


Autor: Marita Correa

12 comentarios:

algamarina dijo...

Indudablemente es una cuestión de la dominación y del sentido de la servidumbre. Se supone que estamos para complacer, que debemos estar siempre preparadas para agradar, para cumplir los deseos de ÉL. Nos volvemos locas pensando por qué lo habrá hecho? qué hice mal? por qué tal orden? Por qué? Por qué? Pero nos están prohibidos los por qués! Sólo debemos obedecer y eso debe hacernos feliz, si es la felicidad de ÉL.
Muchas veces aprovechan cuando estamos más vulnerables para ir paulatinamente apropiándose de nuestra voluntad que le entregamos, con sesiones como la que describes.
En fin...
Eso creo yo...
(jeje)

Besitos amiga hermosa...

Anónimo dijo...

Creo que esta generalización: "Los que practicamos la disciplina doméstica, no solemos tener sexo después del castigo" es totalmente inapropiada. Has hecho alguna encuesta? En mi opinión, y en mi experiencia, lo habitual es que después de la disciplina, haya sexo, sea en forma de felación o en otra forma de las muchas que hay; la disciplina doméstica ya es sexo en sí misma, y luego se prolonga. Saludos. JB.

gavi dijo...

Da para mucho de qué hablar este post porque abarca varios temas. Yo me enfocaré en la "disciplina doméstica" de la cual sólo puedo decir que, después de muchos años de leerla, de verla, de platicarla, de preguntarla, de haber recibido innumerables explicaciones al respecto, es algo que sigo sin entender, esto es: La disciplina doméstica entre spankos, donde, los participantes estamos en inmensa mayoría, comprometidos con el intercambios de placer, placer puro y duro, para los dos, porque en mi caso, si no causa placer a mi pareja, a mi tampoco, y si no me causa placer no me gusta, y si no me gusta, gracias pero no juego.
Si hay placer mutuo, entonces la disciplian debería consistir en NO aplicar el "castigo" y esto, es en realidad un castigo para los dos.
Felación o no felación, eso es cuestión de cada pareja, si se hace disfrazada de castigo y si se hace en entendido de que los dos tienen ganas y eso... también se vale.

Anónimo dijo...

A mi lo que me parece preocupante es que tu pareja o spanker no se entere que estás mal.

marita correa dijo...

Mi preciosa Alga marina, verás, me reconozco muy sumisa para ser spankee pero no hasta tal punto como para aceptar cualquier orden sin cuestionármela, se que para una sumisa lo primero es la obediencia a su Señor, pero la entrega en el spank es diferente. El blog al que me refiero es de spanking, y la verdad es que me puse de mal humor al leer el artículo, porque pienso que ella necesitaba de su atención en vez de su castigo.
Muchas gracias por mostrarme tu punto de vista, un beso, sabes que te adoro

Hola JB, por supuesto q no he hecho ninguna encuesta, si he hablado con algunas lectoras que coinciden conmigo, y es verdad que no debí generalizar. Pero yo distingo entre la dd y el spanking erótico, sobre todo por el estado anímico, y al igual que en una relación vainilla, se respeta el no querer sexo, en esto debe ser igual.
Un saludo, gracias por comentar

gavi preciosa, es que la d/d se siente o no se siente, y si tú no la sientes ninguna explicación te será de utilidad, lo que dices de la felación disfrazada de castigo, ves? Es algo divertido y excitante, pero algo impuesto no lo acepto.
Un besito

Anónimo, es ahí donde quiero llegar, porque a veces puede no enterarse de que estas mal, pero que aún sabiéndolo, actúe de esta manera… Creo que en ese momento se debe sentir un gran vacío interior.
Saludos

Pecan nutjob dijo...

(Disculpen mi castellano.)

Yo no pienso que la felación es une castigo. La felación debe ser un placer por los dos.

Anónimo dijo...

Bueno, veo que hay para todos los gustos.
Ese spanker que no tiene en cuenta el estado de animo de su spankee es un mierda de los muchos que circulan por ahi.
Aparte de eso, a mi si que me gusta practicarle una felacion a mi spanker despues de los azotes. No lo entiendo como algo forzoso, el castigo, a fin de cuentas, tambien lo busco en ocasiones, y en otras lo acepto porque quiero. Es, como dice Jb, una prolongacion del juego.
¿que parte es impuesta,que parte es "impuesta" asi, entre comillas, y que parte hay de castigo real?. Bueno, pues hasta hace meses yo hubiese dicho que de castigo real, nada, que esa era otra historia. Pero si hay cierto grado de confianza ya en una pareja, es posible que haya actitudes y cuestiones que sean tratadas de un modo diferente. En nuestro caso, lo de la felación no es un castigo, es mas bien, pasar de un juego a otro.

marita correa dijo...

Exacto Pecan, se supone que debe ser así, algo apetecible para ambos, no solo para uno. Tu castellano se entiende perfectamente, gracias por comentar.
Un saludo

Anónimo, de acuerdo contigo también, hay mucho spanker de pacotilla por ahí suelto, que no entienden el significado de la disciplina erótica
Saludos

Pecan nutjob dijo...

Hay gente que piensa que la felación es una humiliación para ella (o él) que la hace.

Mi esposa dice que la felación es el aperitivo antes del "plato principal" del sexo: muy excitante y prepara bien la pareja.

Mahler N dijo...

El sentido y el sentimiento de complacer... a de ser recíproco y viceversa, valga la redundancia; puesto que si solamente circula por dirección única, el viaje deja de ser compartido, al menos por los mismos derroteros, y por lo tanto termina resultando frustrante para ambas partes. Primero para una y luego para la otra.




De tanto darle vueltas al protocolo y las supuestas normas establecidas, terminamos prostituyendo el sexo.

Mahler N dijo...

Ah!!... Y por cierto : follar la boca de quien adopta el rol de sumis@, y llenar su garganta de lefa, después de aplicarle un castigo, no es una ampliación del castigo, ni otro castigo en si mismo, sino un RITUAL de dominación que toda sumisa DE VERDAD, y no light o vainilla o de pacotilla, entiende perfectamente y en todas las ocasiones se siente complacida e incluso valorada, de ser usada en esos términos.



No deberíamos usar tan alegre y superficialmente etiquetas como sumisión, adjudicándonos ese carácter o personalidad, como un marchamo de "calidad", cuando la realidad es bien distinta.

marita correa dijo...

Mahler, yo no soy sumisa, soy spankee, y pienso como tal, para una sumisa puede que sea un regalo,y por supuesto lo respeto, pero a mi no me haría ninguna ilusión la verdad, aunque se que mi pareja jamás me follaría por la boca si no lo deseo.