viernes, 17 de mayo de 2013

Confidencias


Mis amigas  y yo, hemos salido a cenar y después a tomar una copita, bueno en realidad esta es la tercera ronda, y ya tenemos ese puntito que nos dice que ha llegado la hora de hablar de hombres y de sexo.
Ana saca el tema sobre todo aquello que más nos “pone”, a ella le van las emociones fuertes y ya nos ha  hablado varias veces que hacerlo en un sitio público donde la puedan pillar es lo más, y nos cuenta como se lo ha montado con su novio en el probador de unos grandes almacenes, es muy expresiva y nos hartamos de reír escuchando sus peripecias en el pequeño habitáculo de la tienda de ropa, la conversación va subiendo de nivel y Mónica está deseando relatarnos, como cuando le hacía una felación a su pareja mientras este conducía, fueron parados por un control de la guardia civil, esa experiencia les hizo experimentar sensaciones desconocidas y terminaron la fiesta en casa con el mejor polvo de sus vidas.
Seguidamente Andrea nos contaba que había ido con su chico a un club de intercambios de parejas para curiosear, y mientras la escuchaba,  me di cuenta que la próxima era yo, y si todas estaban siendo sinceras ¿por qué no podía serlo yo también? así que esa noche les confesaría que no puedo describir lo que siento cuando mi marido me pone sobre sus rodillas y comienza a azotarme, y que a veces me ordena esperar su llegada desnuda sobre la cama y unas almohadas bajo mi tripa, sabiendo que ese día sentiré el cinturón sobre mis nalgas.
Puede que no lo entiendan, ¿pero para que está internet?, les mostraré en el móvil los blogs que tratan sobre el tema y también algún vídeo,  no me extrañaría que alguna se interesara por el spanking, después puedo hablarles sobre la disciplina doméstica… pensándolo bien, será mejor que eso lo deje para otro día y hoy sólo me centre en  los azotes eróticos.
Ellas son abiertas de mente y a cada una nos van emociones diferentes , puede que vean un poco raros mis gustos sexuales pero ¿por qué se supone que los de ellas son mejores o más normales que los míos? yo jamás me lo montaría en un probador con mi pareja, ni siquiera podría disfrutar pensando en que nos pillaran, ¿y si lo hicieran?, para mi seria bochornoso.
Claro que a Ana puede salirle su vena feminista y  comience a dar la charla sobre el machismo o como puedo aceptar someterme a la autoridad de un hombre y no estoy para rollos de esos
¡Uy! ¿porque me miran?, Creo que es mi turno... ¿cómo era ese relato que leí, donde se enrollaban en la sala de reuniones de la empresa?

5 comentarios:

Noa Doménech dijo...

Marita, creo que has relatado algo que todas hemos experimentado alguna vez, el dudar si decirlo o no decirlo a personas de confianza,el miedo a si lo entenderán o no. Yo jamás lo he contado a nadie, aunque a veces he tenido ganas, por liberarme un poco, pero el miedo siempre me invade. Por eso acabé haciendo un blog, para poder hablar sin miedos sobre lo que me gusta.

Muy buena entrada guapa!

Anónimo dijo...

Me paso, muchas veces "dude" pero despues de un tiempo lo acepte y ya.. si me preguntan lo digo "me gusta ser azotada y despues recibir cariños" y claro la aceptacion cuesta.. me miran con cara de "oh por dios esta enferma?" pero en el instante o con los dias les pica el bichito y me preguntan que como fue.. etc.. asi que ya cero rollos con mi intimidad si me preguntan personas de confianza lo digo sin escrupulos.

Yo spankee dijo...

Jajajaja... tuve un dejavu, Marita... pero yo nunca me he animado a decirlo abiertamente... solo un amigo mío (vainilla) sabe de esto... los demás solo saben que soy muy 'traviesa' y que me gusta 'bromear' sobre nalgadas como castgo de o que sea... si supieran los niveles de placer que se pueden alcanzar con esto... quizá es que solo somos egoístas y no queremos que ellos lo disfruten igual =P

Una beso, guapa.

marita correa dijo...

Yo no se lo he contado a ningún vainilla, tampoco lo necesito la verdad, y me gusta que sea mi "secreto".
Pero pienso que entre amigos, en revistas o televisión, se habla de gustos y entretenimientos sexuales para todos los gustos, y puede que no todos sean entendidos pero si respetados, y sin embargo del spanking apenas se habla. El bdsm es algo más "normal", pero colocarte sobre las rodillas de un hombre para ser azotada...eso es otro tema, e imaginaros lo difícil que tiene que ser para los spankees masculinos, a los que les gusta estar bajo la disciplina de una mujer.
Yo considero que el spank es una de las fantasías más comunes, por ejemplo me llama mucho la atención, como cuando se estrena una peli, si hay una escena de azotes, siempre sale en la promoción, aunque esta escena sea mínima y no tenga nada que ver con el tema de la película, como por ejemplo en "Un método peligroso", pero es una manera fija, de atraer al espectador, y eso es sin duda, porque hay muchos spankos no confesos.
Besos para l@s tres!!

Noa Doménech dijo...

Tienes razón Marita, aunque haya gente que no lo practique o que ni se le ocurra practicarlo nunca siempre les dará morbo que en un trailer aparezca una escena de spanking. Es algo que funciona muy bien como reclamo para una peli o lo que sea. Y nosotras/os, los spankees, somos los que disfrutamos la experiencia al completo así que ¿qué más da que no lo podamos decir?¿y lo bien que nos lo pasamos qué? ¿qué sabrán ellos? Además el secretismo hace aumentar el morbo en mi caso.