domingo, 15 de julio de 2012

Papi, papi si me lo pasé muy bien en los Sanfermines

Autor: Fer

La fiesta de los Sanfermines o de San Fermín en Pamplona lanzada al estrellato por Ernest Hemingway es uno de los acontecimientos de masas más desmadrados de España. Como se sabe, el plato fuerte de la fiesta es que hay una serie de personas, llamadas "mozos", que corren delante de toros bravos a lo largo de casi un kilómetro. Algunas veces los toros los alcanzan y de vez en cuando muere alguno.

Pero mientras tanto en la ciudad, que es una de las más conservadoras de España, no en vano se dice que "follar en Pamplona no es pecado, es milagro" se producen todo tipo de excesos a lo largo de la cálida semana del 7 al 14 de julio. Evidentemente las señoritas corren riesgos terribles.

¡Nunca en tan pocos días ha habido tantos motivos de azotes! La spankee que bebe más de la cuenta, la que hace cosas de las cuales luego se arrepiente, la que publican su foto en el Facebook y la ve su futuro empleador, tomando la decisión de no contratarla... Mucha disciplina se tiene que impartir en esta orgía pagana.

San Fermín, patrón de Navarra, es quien debe cargar, para eso es un santo, con el sanbenito de tener una fiesta tan alocada a su nombre. Pese a que el santo, si se me permite la irreverencia, tiene cara de buena persona pero de ser un hombre muy estricto, algo así como un spanker serio. Riau-riau y pobre de mí se canta al final de tanta fiesta. Debe ser el hígado de los participantes que sobreviven a las corridas, de todo tipo, que desde lo más profundo de sus transaminasas soprano entonan estos desgarrados cánticos.





Esta reflexión es aquí ilustrada con fotos que muestran la faceta erótico-festiva de esta gran locura. La luz es muy potente en los primeros días del mes de julio, el alcohol corre literalmente y la gente ya va a excederse en todo. La mayoría de las fotos son de un gran fotógrafo, Jordi Cohen, especialista en todo tipo de ceremonias, fiestas o aquelarres humanos.











15 comentarios:

gavi dijo...

Bueno, evidentemente hace un calor de los mil diablos! Como culparlas de andar fresquitas fresquitas? No no no, al que tendrían que zurrar es al tal Jordi Cohen... O nooooo? ; p

Anónimo dijo...

Bah¡ ¿Es que esos spankers anticuados y decimonónicos ya no entienden siquiera que hay que disfrutar las fiestas?No se donde vamos a llegar
Lucia

marita correa dijo...

Comprendo que se desmadren, si "follar en Pamplona es milagro", pues tienen que aprovechar la semanita!!
Besitos

Ana Karen Blanco dijo...

Pues yo creo que al que hay que zurrar es al tío Fer. ¿A tí te parece, tiíto de mi alma, que es este momento de avisar? Ni que tuviera yo la máquina del tiempo para volver al 7 de julio en Pamplona... Hoy es 16, para que te enteres, y ya no debe de quedar ni vino en esa ciudad. Hasta las botas se deben de haber tomado!! Uffffff... Y una aquí, muerta de frío y con el mismo sueño de siempre: hacer topless en Pamplona para que la bañen de vino (a falta de otros líquidos màs tibios y blanquecinos) y poder disfrutar del calor como lo hace la niña del balcón. A ver si el año que viene nos avisas con tiempo, carcamán!!
Igual te quiero.
AKB

amigospanko dijo...

Veo que os ha gustado el artículo. Pero las tres en lo único que pensáis es en farra, alcohol, sexo con desconocidos guapos...

gavi dijo...

Correctisimo querido Fer! Tal y como debe ser.... A que si!
:p

Fer dijo...

Ya sabéis, niñas, que hay cosas que no se pueden tolerar y esta fiesta orgiástica, pagana y de grandes desórdenes no es lugar adecuado para spankees modositas, educadas, virtuosas, respetuosas de las Normas y Reglamentos y obedientes. ¿Cómo un lugar donde lanzan petardos, se cubren los cuerpos de vino, se apretujan las personas, se entonan cánticos no siempre correctos, se baila, se trasnocha, se sueltan los toros y se cometen los más indescriptibles excesos imaginados puede ser un lugar adecuado para las niñas correctas? Por suerte el fotógrafo Jordi Cohen nos ha dejado un testimonio sobre esta mal llamada "fiesta" para que padres, madres, profesores, maridos, novios, spankers y Amos no dejen a sus niñas acudir a tal cúmulo de excesos, desenfreno y locura.

Anónimo dijo...

¿y en que quieres que pensemos, tratándose de fiestas?. Supongo que para ti lo normal sería pensar en acudir a procesiones vestidas con eso que tu llamas faldas decentes...
Lucia

amigospanko dijo...

Con peineta y mantilla

gavi dijo...

A todas esas "cualidades" de las chicas, se te olvido la de ABURRIDAS!!!
Prrrrrrrrrttt!
Y que Dios nos libre! Ave María Purísima!!!
jaaaaaja

Anónimo dijo...

Ya vamos teniendo bien dibujado el perfil. Chicas decentes que celebran las fiestas acudiendo a procesiones con faldas de largo channel, con peineta y mantilla, que además son aburridas, beben una copita de moscatel, si acaso, y en lugar de estar obsesionadas con tener sexo con desconocidos guapos, piensan, ocasionalmente,en tenerlo con algún conocido feo.
No se vosotras, pero yo paso de ese plan.
Lucia

gavi dijo...

Y yo del brazo!
; )

Anónimo dijo...

¡Cuantas azotainas se deberían haber dado en esos orgiasticos e impudicos días!.Propongo a las autoridades que establezcan en próximas fiestas de Sanfermín, una comisaría especial a la que serían trasladadas las traviesas jovenes que se comportan como en las fotos y un grupo especalizado de justos spankers les apliquemos el pertinenete correctivo en sus nalguitas desnudas.
He dicho.

Fer dijo...

A ver!! Qué es toda esta indisciplina??!! A ver si voy a tener que poner un "su turno" como en las carnicerías y azotaros una detrás de otra!!
Si no soy tan carca como decís, simplemente creo que la Juventud ha perdido los Valores y yo trato de orientaros a vosotras, jovencitas con muchos pájaros en la cabeza para que un día lleguéis a ser Mujercitas de Provecho. No hace falta ir a procesiones querida niña Lucia, yo - como decían al final de la época de Franco - "soy un demócrata DE TODA LA VIDA" por lo tanto respetuoso con el laicisismo, pero hace falta guardar compostura.

Anónimo dijo...

Pero es que la compostura no hay que guardarla debajo de ropajes de largos excesivos y densidades extremas.
Lo siento, es que me gusta decir la última palabra, ja,ja
Lucia