viernes, 13 de julio de 2012

50 Sombras de Grey (I) Crítica de género



Vuelvo a encontrarme frente al teclado para escribir un artículo sobre azotes, después de no sé cuantos meses. En cualquier caso mucho tiempo. Me pongo el traje de escritor y lo hago de nuevo en el mejor de los escenarios. Siempre es un placer poder escribir en el Sancta Sanctorum de los blogs de spanking en español, por lo cual, no sólo no es tarea lo que se me presenta sino mas bien deleite.

Selena Gomez
El pensamiento es voluble y cuando el otro día me ofrecí a redactar una crítica sobre 50 sombras de Grey, mi  anhelo de pluma era guiado por la ilusión: en sus albores Cincuenta sombras me estaba pareciendo entretenida y a la altura narrativa de cualquier best-seller actual. Resalto este último detalle porque salvo en los clásicos del género, es difícil encontrar no ya buena prosa, sino siquiera algo decente y ligeramente entretenido. Hasta aquí la generosidad de mis palabras para con E.L. James. No quiero parecer un pedante, y todos sabemos, que cuando uno se adentra en una novela erótica no espera prosa exquisita de Vargas-Llosa, diálogos oníricos de García Márquez o intrincadas historias de novela negra americana. Aunque eso sí, existen unos mínimos que cumplir. En ese aspecto la novela no defrauda. Lectura rápida, nada de consultas al diccionario y sencillez tanto en los diálogos como la trama y la empalagosa historia de amor. Ligera pero amena. Quizás E.L. James sea a la novela erótica lo que Tom Clancy al género bélico. Yo me quedo sin ser muy fan, con Anne Rice.  Quizás esperamos demasiado, puede ser. 

Pecan la mayoría de las novelas eróticas del mismo defecto, la poca credibilidad y la notable distancia entre el escritor y lo escrito. Si para escribir una novela histórica el escritor se documenta y adentra en lo más profundo del periodo histórico a reflejar con la esperanza de no caer en anacronismos, ¿no debieran los erotómanos hacer lo propio? Parece ser que para corromper el género erótico basta con sentarse un rato delante del ordenador, coger algunos clichés de aquí y de allá, mezclarlo de la forma que sólo una persona vainilla podría hacerlo y dejarlo caer delante de algún editor ávido de best-sellers con los que hacer acopio de pingües beneficios.

Ya debía haber sospechado leyendo las críticas de la contraportada:

"Los juegos sexuales de un multimillonario tienen a las mujeres de Nueva York leyendo como nunca lo habían hecho antes. Cincuenta Sombras, una trilogía que rápidamente se ha convertido en un éxito entre las mujeres de Manhattan" New York Post. Si al menos ha servido para que más gente se acerque a la lectura, su existencia no es vacía, pero de ahí a que una novela sobre BDSM encante a las mujeres de Manhattan media un abismo o una mentira. En este caso mentira, ésta es una novela que te decepcionará si esperas algo de ella en el plano de lo sadomasoquista.

"La exitosa combinación de historia romántica y juego erótico de alto voltaje que ha tocado la fibra de muchas mujeres" Daily News. Más de lo mismo queridos amigos, Cincuenta sombras es una fusión entre una novela de Rosamund Pilcher y una película porno de Nacho Vidal novelada. No digo más y lo digo todo.

"Leer este libro hace que te sientas sexy otra vez. Una novela que está avivando el fuego de muchos matrimonios" Divamoms.com O nos tomamos por "raros" o de repente medio mundo se ha destapado seguidor de la doctrina del Marqués de la noche a la mañana, agazapados a la espera del alumbramiento de Cincuenta sombras. Resultaba evidente la decepción que me esperaba. Quien mucho abarca poco aprieta. 

"La novela erótica que ha revolucionado a las mujeres de EEUU" The New York Times. Vuelvo a incidir en que tanto éxito sólo puede existir en un producto de masas. Nosotros no somos demasiados por desgracia, así que probablemente debía haber usado el raciocinio para darme cuenta de que ésta sería otra novela erótica más.

Cómo dirían mis amigos transalpinos, al menos querría sentir un "brivido" de tanto en tanto. Lo que prometía ser una novela erótica de tendencias sadomasoquistas en las primeras 100 páginas ha devenido en novelucha romántica de tres al cuarto en la recta final. Uno de esos cuentos de Disney en los que la princesa desvalida encuentra al joven y apuesto caballero, rico, deslumbrante, hercúleo... Dos escenas de azotes, una de ellas lamentable, todo sea dicho; y sexo, sexo como el de las películas pornográficas, ni mejor ni peor aunque sin faciales. 

Como no quiero destrozaros la lectura ni llenaros más aún de prejuicios os dejo que juzguéis vosotros mismos, aunque si Fer me lo permite quisiera hacer una segunda crítica más detallada de la novela y centrarme en los detalles concretos que me han provocado indigestión de verbo. Podría ser publicada con la advertencia de que su lectura desvelaría importantes detalles de la trama.


Sin más me despido, no sin antes emplazaros a un próximo encuentro, más detallado y profundo que este esbozo de crítica que os presento.

7 comentarios:

amigospanko dijo...

En varios blogs se han publicado criticas de este bestseller. Pienso que esta es la mejor!

marita correa dijo...

Uff, pues todas las críticas que leo son negativas, creo que esperaré a ver la película y depende de quien sea el actor claro, jeje
Cometo deberías ponerte el traje de escritor más a menudo,Besos

Anónimo dijo...

La verdad, es que no me gusto nada el libro. No puedo calificarlo de malo, ni de decepcionante, ni nada de eso. Simplemente, me resultó algo totalmente ajeno. Los protagonistas me resultan muy artificiales, especialmente la protagonista, un personaje que ,no se por que, desempeña un papel que en ningún momento le convence.Supongo que, como estrategia comercial, el libro resulta válido , también Julio Iglesias vendió muchos discos y yo jamás logré entender por qué.
Lucia

Ana Karen Blanco dijo...

Dios mío... la que me espera!!

Ya le escribiré yo a Cometo, exigiendo que no nos meta a todos los escritores eróticos dentro de la misma bolsa ;)

Aquí aún no ha llegado este libro, pero sí a Buenos Aires y la semana que viene me encargaré de comprármelo.

Lo siento, pero ya en los albores de mi libro (al que le colocaré la palabra FIN la semana próxima y comenzaré con la peor parte que es la de la corrección), debo decir que:

-como escritora erótica, específicamente de BDSM y de Spanking, yo sí estoy dentro del tema.

-lamentablemente para mí, no tengo la prosa de Vargas Llosa (que lejos está de gustarme por otro lado) ni los diálogos oníricos de García Marquez (ese sí me gusta) ni la envidiable prosa e imaginación de Cortázar (mi favorito) o de Borges. En mi defensa, digo que tampoco soy ninguno de ellos, y solo puedo admirarlos y aprender de su pluma.

-Estoy de acuerdo con mi amigo y colega Cometo, en que dudo muchísimo que un libro de BDSM sea leído con tanto énfasis en una sociedad hipócrita y pacata como la newyorkina, donde todos son liberales y de mentes abiertas hasta el momento de enfrentarse con la realidad. Allí, y ante sus conocidos, se transforman en seres sacrosantos, libres de culpa y mancha.

-También en mi defensa como escritora erótica, diré que hasta para el más simple y humilde de mis relatos, siempre me he informado para no caer en errores de locación, época, etc. Eso no solo bajaría mi nivel como escritora seria, sino que además lo considero una falta de respeto hacia el lector. Tengo ese mismo pensamiento con respecto a la ortografía y sintaxis, por eso el año pasado hice un curso de escritura y este año estoy concurriendo a uno de narrativa. Los resultados los verán vuesas mercedes en mis proximos relatos.

A menos que decida enviar la novela a un concurso (si alguien sabe de alguno me avisa, por favor), publicaré los primeros capítulos para que vayan haciendo boca...

Y espero que mis amigos blogueros sean generosos (pero sinceros) con sus críticas.

Un abrazo para cada uno de los miembros de este blog,

Ana Karen Blanco

Cometospk dijo...

Marita intentaré ponerme el tarje de escritor más a menudo, aunque advierto que suele quedarme grande, por no decir grandísimo.
Anita de mi vida, me refiero en esta crítica a la mayor parte de escritores que desarrollan novelas eróticas sin mayor propósito que el de vender mas ejemplares que escribiendo una histórica. Vos no pertenecéis a esta categoría. De entrada sabes de lo que hablas, gozas y disfrutes tanto con las ideas reflejadas como en las proyectadas sucintamente. Esa es, amiga mía, la enorme diferencia entre usted y "ellos" ;-)

amigospanko dijo...

De Ana K.Blanco tenemos suficientes relatos, excitantes y bien escritos, para diferenciarla de las famosas 50 sombras... Veo que Lucia coincide con las críticas y Marita, más comodona ella, espera la película. De Cometospk esperamos más artículos como éste, que nos hagan pensar y que analicen cosas que ocurren en este momento, su mente de spanker científico nos resulta de gran ayuda.

Spankee.bcn dijo...

Yo me lo he leído y, aunque ella es muy pava, me ha gustado bastante... y ya quiero leer los otros dos. jajaja!