martes, 17 de julio de 2007

Razones y discusiones

Autores: María y Patricio

Este artículo lo pensamos entre los dos, mi marido y yo, hablando los otros días acerca de ciertos temas que siempre generaron discusión con respecto a la disciplina. Se verá también cierto movimiento que hicimos últimamente acerca de la idea tradicional de "motivos y razones para una buena paliza" con la que nos veníamos manejando tiempo atrás.

Básicamente intentamos responder dos preguntas (pongamos género femenino al spankee y masculino al spanker aunque se sabe que no siempre es así):

1. ¿Qué pasa si la chica tiene razón?
2. ¿Debe él darle una paliza en medio de una discusión real?

Pregunta número uno. Argumento de Patricio:

No importa si tiene razón. La chica en realidad nunca es castigada por "lo que hace" (o no hace) sino por "como se comporta en el proceso". Ya hemos mencionado muchas veces la cuestión de la actitud. Supongamos que se pone una regla y la chica la rompe es castigada por romper la regla, no por hacer o no hacer lo que se suponía que debía hacer.

Pregunta número dos. Problemas de María con las discusiones:

Es de público conocimiento que no se debe dar una paliza en medio de una discusión real (me refiero a "real real", de esas donde uno saca lo peor de sí mismo para herir deliberadamente al otro). Patricio es muy correctísimo al respecto y antes no hubiera osado jamás solucionar una discusión con una paliza. Finalmente hemos observado que en general tengo el carácter más tierno y apacible pero cuando comienzo una discusión de lo peor es porque ando con el más terrible de los humores y no encuentro manera concreta de canalizar ese demonio interior que se siente algo así como la necesidad (reprimida) de romper toda la vajilla de la casa.
No soy tonta, siempre que discuto lo hago con excelentes argumentos y el 90% de las veces tengo razón. Lo malo es que (sin poder manejarlo) aprovecho la ocasión para agredir eficazmente a mi pareja.

Por último la acotación necesaria (esto se pone cada vez más políticamente incorrecto). Se necesita a un hombre que tenga ciertos atributos bien puestos para asumir ese rol, discernir cuándo las cosas se van de cauce, ver cómo la chica no tiene razón aunque aparentemente la tenga.

Para terminar la frase de Patricio:

"Cuando la chica comienza una pelea y encara las cosas de tan mala manera al final no importará quién tenía razón. De todas maneras terminará sobre mis rodillas."

4 comentarios:

Ana Karen dijo...

Vaya tema! Es un tema que se da mucho en los grupos de azotes. Aquí yo creo que puede pasar dos cosas: si se aplica la disciplina doméstica, posiblemente la chica se lleve la azotaína tarde o temprano. Ahora, si la pareja recurre a la azotaína erótica, como es mi caso, le diría a mi spanker desde la primera vez que esto es un juego, y que si estoy enojada NO se le ocurra tocarme en ese momento. Creo que me saldría de mís casillas y me pondría muy pero muy mal. En un caso así, y hablo sólo por mí, es necesario que me deje calmarme y luego podrá azotarme (con toda razón), no por tener la razón él, sino por mi reacción. Pero jamás en el momento de la discusión.
Como dice un querido amigo "el spanking es una fiesta para mí", y ambos debemos estar de excelente humor para poder disfrutar al máximo este juego.
Gracias por permitirme dar mi opinión...

Tane dijo...

Completamente de acuerdo con Ana Karen, si él o yo, estamos enfadados, no es momento de jugar a nada, alguien podría resultar herido...

Kelly dijo...

Entiendo lo que dice Ana Karen seria peligroso estar tan enojados por que podria pasar algo realmente feo. Pero a Maria la entiendo perfectamente por que soy muy parecida a ella (leia su blog)entiendo eso de que se juntan los sentimientos y de repente de la nada no se si hormonal o lo que sea ando con instinto fregativo y de repente exploto por algo que pasa en casa a donde, es verdad ,tengo razon a decir heeey esto me molesta pero exploto de tal forma que no se como va a parar la cosa de hecho una parte de mi quiere parar pero no se como a el lo veo que primero me entiende pero luego claro se desespera y me doy cuenta que no vamos para ningun lado estamos dando solo circulos en la discucion, nos amamos muchisimo pero como todos hay dias malos,las cosas siguen y yo furica de repente me doy cuenta que quiero que el me ponga un alto pero otra parte de mi se rebela y otra le entra miedo asi que ahi estoy sintiendo mil cosas,el me repite Que mas quieres? y dentro de mi hay una voz a los gritos:ponme en tus piernas y has que baje de esta montaña rusa de emociones, pero siento que si se lo pido ya no va a funcionar y solo me pongo mas furiosa contra todo, al final cada quien por su lado hasta que se calman las cosas puede ser un rato o dias 2 o 3 en donde paso de estar molesta triste llorando e indiferente de ratos en ratos.

En esos momentos pienso y si el pudiera darse cuenta que por milesima vez vamos a discutir por que no me trajo exactamente lo que le pedi del super o por que no me llamo si hiba a tardar y yo esperandolo para salir por que no el al verme que el llega yo exploto de manera inadecuada y se disculpa y ni asi paro me pone en sus piernas y me da una buena azotaina, o cuando la discucion se cicla, por que el no se da cuenta que si me da unos buenos chirlos(como dice Maria) las cosas terminaran y acabaremos abrazados y tranquilos, es donde entraria lo de que los spankers tengan mejor la mente mas relajada o fria no.

Es complicado esto ya que en este caso no es un juego totalmente o nada o yo que se :).

Saludos Maria y Patricio byeee.

h dijo...

Me encanta volver a leerte María y en este caso con la intervención de Patricio. Me veo reflejada en todo lo que dices desde el primer momento en el que te leí y sigo buscando a mi Patricio particular.
Muchos besos a los dos y escribe más a menudo