domingo, 9 de marzo de 2008

Tres años no es nada


Autor: Vitabar

Si veinte años no es nada –como dice la letra de un popular tango- tres años es aun menos. Apenas el 15% de nada: poquísimo.

Pero ya se sabe que no conviene tomarse demasiado en serio las letras de los tangos, porque los poetas orilleros de ambas márgenes del Plata suelen exagerar, cuando no mentir.

Por ejemplo, para un blog tres años es muchísimo.

En algún lado he leído, sin ir más lejos, que la gran mayoría de los blogs que se editan (y son millones) no llegan a cumplir un año. Por norma general sus autores no se toman siquiera el trabajo de darlo de baja y el blog queda ahí abandonado, flotando a la deriva en el ciberespacio, despidiendo ese olor agrio típico de los sites que llevan mas de seis meses sin actualizar.

Por esta razón, que un blog llegue a cumplir un año ya es un buen ejemplo de constancia y dedicación, y –sobre todo- es una demostración de que el bloggero de marras realmente tiene algo que decir.

Para cumplir dos años seguramente con dedicación y un tema adecuado no alcanza. Hace falta, además, el estímulo de saberse leído, y para lograrlo hace falta calidad.

Y para llegar a cumplir tres años…bueno, es necesario ser Gardel disfrazado de bloggero.

Pero este blog no es solo un blog longevo, por más que eso solo ya sea un mérito. Además, es “el primero de su clase”, y lo es en diversos sentidos:

  • Es el más antiguo. No voy a hacer una apología de la vejez, pero en esta caso ser el primero quiere decir además ser el pionero, y eso si que es meritorio: es ver una posibilidad donde nadie la vio, es hacer lo que nadie antes hizo, es atreverse por un camino no explorado.
  • Es el más visitado. Tampoco esto es necesariamente una virtud, pero sí lo es cuando viene acompañada de calidad e inteligencia.
  • Es el lugar donde muchos actuales bloggeros (como yo mismo) hicimos nuestras primeras armas en el tema, y ha sido –como ya se ha dicho- un estímulo para que otros comencemos nuestras propias aventuras.
  • Es el que nos manda más visitas a los otros blogs, lo cual no es en absoluto una virtud, pero hay que ver lo bien que nos viene.

Pero quizá la virtud que más me interesa resaltar de azotes y nalgadas (y en una de esas ésta es la razón de fondo de otros méritos ya enumerados) es que, milagrosamente, logra:

  • Ser un blog personal y colectivo a la vez.
  • Ser diverso y a la vez, unitario.
  • Dar “línea” sin ser un embole y quizá sin pretenderlo.

Porque existe una línea, al menos según yo la leo: el spanking es básicamente algo divertido y juguetón. Alejado de oscuridades místicas y de obsesiones enfermizas. Una simple y encantadora, aunque curiosa y peculiar, manera de disfrutar.


3 comentarios:

Tane dijo...

Como participante de este blog, no sabes lo que me gusta el último párrafo de tu artículo Vita. Resume exactamente cuál es mi visión del spanking y me encanta que sea la que trasluce este blog.

Fer dijo...

Este artículo es un homenaje al blog Azotes y Nalgadas hecho por uno de sus mejores colaboradores, Vitabar, quien además es capaz "como quien no quiere la cosa" de producir auténtica filosofía de los azotes. Concuerdo totalmente con Tane que es en su condición de articulista, editora y comentarista de este blog una de las personas que más vida y alegría le da, a la vez que colaboradora leal y de las que están cuando los ánimos blogueros son bajos. Gracias a ambos!

Vitabar dijo...

Pues para mi gusto esa "linea" la transmite con claridad y, lo que es aun mejor, sin proponerselo.