martes, 1 de mayo de 2007

¿Somos o no masoquistas? Ja ja ja ja ja ja!!!






Autora: Roxana

Hace poco en uno de los blog se dio una pequeña discusión sobre si somos o no somos masoquistas.

Acá quiero demostrar por qué las mujeres en general y las spankees mujeres en particular definitivamente somos masoquistas.

El día que nacemos nos dan nuestra primera nalgada, claro acá me dirán que eso también les pasa a los hombres, pero los médicos dicen que nosotras lloramos menos, o sea que de entrada nos gusta jajajajajaja,

Enseguida nuestros padres quieren demostrarle al mundo cuan nenas somos y… nos agujerean las orejas y nos cuelgan un bellísimo par de aritos.

Siguiendo en esa línea, en cuanto tenemos cuatro pelos locos o tres rulos indómitos, a nuestra mamá se le ocurre ponernos hebillitas con animalitos o nos ata el pelo con gomitas muy coloridas y ahí empiezan nuestros primeros tirones de pelo.

Ni que hablar de la época del jardín de infantes, cuando los piojos son epidemia y ya aparece el peine fino (un peine de metal de dientes muy finitos, muy juntitos y muy largos) con el que nos marcan el cuero cabelludo entre surcos y tirones para erradicar a nuestros más grandes enemigos.

En la época escolar empiezan a adiestrarnos en los tirones de orejas, las penitencias y los adorados rincones por cuadernos sucios, faltas de ortografía y malas notas.
Ya más grandecitas nos encontraremos con los primeros azotes a nuestros traseros, de diversas formas e intensidad y ahí descubrimos las primeras posiciones (sobre las rodillas de papá, agachadas delante de mamá, sobre la cama, corriendo por toda la casa, etc.,) y los primeros elementos (mano, chancleta, cinturón, etc.)

De golpe nos hicimos señoritas y todos festejaron nuestra entrada a la adultez, pero se olvidaron de avisarnos que llegaba de la mano de una molestia mensual obligatoria llena de malestares e incomodidades que encima, muchas veces nos iban a dejar alejadas de buenos y gratos momentos de placer.

Cuando somos adolescentes empezamos a flagelarnos solas cumpliendo con los mandatos de belleza de la sociedad, entonces nos hacemos la planchita, masacrándonos la cabeza entre el calor y los tirones, o nos hacemos los rulos con artefactos dolorosos durante horas, nos quemamos vivas y sufrimos los primeros desgarrones de nuestra inmaculada piel, para dejar sin un peloooooooooo todo nuestro cuerpo, incluso nuestra chucha (no saben como dueleeeeeeeeeeeee auchhhhhhh)

Y por culpa de ellos nos montamos arriba de los benditos tacos agujas que tanto les gustan y nos provocan unos horribles calambres en las pantorrillas o nos matamos a golpes arriba de unas plataformas maravillosas que le agregan diez centímetros a nuestra esbeltez.

Cuando llegamos al maravilloso momento que tanto esperamos, (bueno, digo en general) decidimos ser mamás!!! ¡Ja! y nos habían dicho que era tan espléndido el estado de preñez. Claro… nadie nos contó de las nauseas, la retención de líquido, la estreñez, la gordura, los dolores de cintura, y mucho menos de los dolores de las contracciones para parirlos, que los parió!!!!

Bueno ni que hablar de haber llegado hasta acá, aguantando a nuestros padres, nuestros hermanitos, nuestros abuelos y nuestros tíos, todo un mundo de afectos agobiantes y exigencias milenarias.


Y por supuesto las largas noches de llanto incontrolado, consolado solo por la mano de una buena amiga tan sufriente como nosotras, escuchando a nuestro cantante favorito, flagelándonos con el doloroso recuerdo de los momentos pasados con el muchachito ese que nos acaba de plantar por nuestra mejor amiga. ¡¡grrrrrrrrrrrrrrrrrr…!!

Y bueno hasta acá llegué yo, pero dicen que todavía me faltan algunas cositas más, como la menopausia, los calores, la osteoporosis, etc.

Si después de toda esta minuciosa descripción de lo que es ser mujer, no me aseguran que nacimos para ser masoquistas, entonces están leyendo otro blog.

10 comentarios:

Fer dijo...

Muchas gracias Roxana por tu aportación como articulista a nuestro blog. Cuando publicaba tu artículo me partía el pecho de risa y como no me habías dado indicaciones acerca de las ilustraciones, me tomé la libertad de incorporar a mi admirada Maitena, esa dibujante vasco-argentina que tan bien retrata las grandezas y miserias del día a día, con un punto de vista femenino, irónico y muy actual. Creo que Maitena y tú tenéis mucho en común.
He releído tu chispeante artículo una vez publicado y he vuelto a reír nuevamente. Gracias!

Xana dijo...

Graciassssssssss primero, por darme lugar en tu blog,un gran honor, segundo por la excelente eleccion de la ilustración que me regalaste y tercero por el elogio no solo al compararme con Maitena, grande entre las grandes, sino por haberte divertido tanto con mi artículo ya que esa era mi meta.
Besitos

Selene dijo...

Buenísimo Xana, buenísimo. ¡¡Me encanta la ironía que has puesto en todo el artículo!! yo también me he reído un rato, ¡eres la leche! jajajajajaj (es una expresión de aquí, no sé si allí la usan, pero significa eres genial, Xana)

Besos.

Ana K. dijo...

Felicitaciones amigui!! Es verdad: el artículo está de más, está de 10!
Y es tal cual, eh? A ver si los hombres se dan cuenta de una vez cómo es nuestra vida en realidad!! jajajajaaa...
Besitos, y sigue escribiendo!

Ana K.

Chise dijo...

¡Qué razón tienes Xana! Sí, definitivamente somos masoquistas :)) Qué bueno que nos tomemos estas cosas así con humor! Besos y avisa cuando vuelvas a postear! :))))

Cometospk dijo...

Un poco masoquistas si que sois las mujeres, y entre todas las prácticas la que me parece mas fiel al masoquismo es la de llevar esos pedazo de tacones que calzáis, aunque tiene su recompensa estáis bellísimas
;)
Un artículo genial y muy divertido
PD: Fer, incluir a Maitena ha sido el toque maestro, que vuelva al semanal de "El País"

gavi dijo...

:O No soy mujer!!!!! bwaaaaaaaa !!

Querida Rox... me temo que hay muchas de las dolencias femeninas que tan simpática y atinadamente mencionas... que yo no padecí... pero habré tenido otras seguro!! jaaa... como por ejemplo ir al salón de belleza... a enchinarse el pelo o a teñirlo!... los líquidos te hacen llorar literalmente por lo fuertes que son bwaaaa!!... pero... lo hice un millón de veces! jaaaa

Excelente artículo Rox... muyyyyyy simpático!
besos

Maria Jose dijo...

Lo confieso... Ayer tuve una sesion sado intensisima: ME HICE LA CERA¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Las chicas saben a lo que me refiero, verdad???? Lagrimones como puños, joer¡¡¡¡¡

Besos......

Xana dijo...

Que bueno que les haya gustado a todos
Sele si no lo tomamos con ironia como???????jajaja
Anita los hombre nunca nos van a comprender...
Gracias Chis por estar siempre.
Cometo todo es por ustedes ja...
Gavi, me quedaron varios en el tintero, la tintura es uno de ellos, que suerte que los otros no los has padecido, besitos amigui
Ja Maria Jose la mejor sesion es la de la CERA, auchhhhhhhhhhhhhh como quema, auchhhhhhhhhh como duele, jajajajajaj
Besitos a TODOS

spankadistancia dijo...

Que bueno el artículo

jajaja que no paro de reír y de eidentificarme, pero lejos, lejos lo que mas me dió risa que incluso lo mande por mail y todo es el dibijo

¡Huir!!!

jajajajaj

que divertido de verdad, gracias por el buen rato