martes, 22 de marzo de 2005

Homenaje a la Fusta


¡Qué gran instrumento de castigo es la fusta! Pequeña, transportable, certera, precisa, es la mejor amiga del spanker moderno.

Adoro mis fustas. Para mí además de su valor práctico encierran un valor sentimental enorme. Una de ellas fue el primer regalo que me hizo el día que nos conocimos una persona a quien quiero mucho, sobra decir que ese mismo día la estrenamos. Otra fusta que tengo es retráctil, se hace más pequeña mediante un ingenioso sistema telescópico lo que la convierte en la fusta ideal del ejecutivo de nuestros días ya que cabe en su maletín. Esta fusta viaja conmigo y una mujer que disfruta de sus servicios siempre tiene la esperanza que me la haya olvidado en mis desplazamientos, pero parafraseando al título de una película sobre el secuestro de una niña en Irak mi lema es “no sin mi fusta”.

No quiero colocar el castigo basándose en fusta por encima o por debajo de otras prácticas. Por supuesto que nada puede sustituir a los azotes a mano, nada supera en intimidad y sensualidad a un buen otk tradicional. Y por supuesto el noble cinturón, que abandona sus presillas cuando el spanker se ve colmado por la santa indignación para irse a estrellar contra las nalgas no tan inocentes de la malvada spankee, es un compañero – siempre disponible – del spanker. Tal vez tiene el inconveniente de no ser preciso y puede escaparse a otras áreas en las que deje marcas inconvenientes. Su manejo, al menos en mi caso, requiere una gran destreza ya que no es preciso. Por otra parte la zapatilla y el cepillo son instrumentos muy hogareños, más bien femeninos, que tienen sus adeptos inquebrantables. A mí no me gustan tanto los instrumentos rígidos como reglas de madera, paletas o cepillos. Los objetos rígidos me producen una sensación de objeto peligroso, cosa que en la práctica no es así. Los látigos no me acaban de convencer ya que requieren, además de una gran pericia en su uso, una distancia demasiado grande de la spankee.

Hay algunos instrumentos que me atraen mucho pero con los cuales no he trabajado lo suficiente aún como es el cane. Por cierto conozco un spanker que creo que cultivaba sus propios canes en casa leyéndoles en inglés y abonándolas con productos caros de floristería. Me gustaría que me regalasen una cane, pequeña y flexible.

Volviendo a mi homenaje a la fusta quiero decir que esta fiel compañera es certera, precisa, no excesivamente dolorosa más bien su efecto es el de un picor repentino y estéticamente es un placer contemplarla. El sonido rítmico de una fusta restellando contra la piel de un glúteo de una spankee culpable de alguna falta es una música grata a los oídos.

Una buena sesión de spanking contiene en su primera fase un prolongado ritual de azotes sobre las rodillas, con la faldita levantada y las braguitas de algodón blancas bajadas a medio muslo. En una segunda etapa se le puede exigir a la spankee infractora que se quite la faldita y las braguitas, quedando desnuda de la cintura para abajo; de esta guisa se la puede hacer tumbar con el tronco descansando sobre una mesa y las piernas muy separadas, siendo esta la posición ideal para un castigo a la fusta. Incluso la fusta sirve para, de forma muy delicada, separar ligeramente sus labios para comprobar el efecto del castigo. Cuando da muestras de cansancio, hay que ver que considerados somos los spankers, se la puede acomodar tendida sobre la cama, con unos cojines bajo su pelvis, de forma tal que la eleve convenientemente para recibir la última dosis de fusta.

Luego colgamos la fusta en un lugar preeminente de la habitación y lo que viene después, queridas amigos y amigas, ya es otra historia...

Señor Diez

Sr. 10:
Mi cariño por las fustas también tiene raíz en la infancia. Ún tío mío tenía caballos y mis primos poseían cada uno una fusta. Me gustaba el olor de los caballos, las fustas, pese a que no me gustaba nada que se castigara a los caballos, en cambio ya imaginaba otras cosas con alguna de mis primas... Al final en la infancia encontramos las raíces de nuestros gustos.
2005.03.23 20:53 email: amigospanko (arroba) yahoo.es

dos : ):
La fusta? nu nu nu!
Definitivamente el corazoncito de cada quien se inclina más por este implemento que por aquel, y en mi caso, es la mano, la poderosa y fuerte mano la dueña de todas mis fantasías, de todos mis sueños estando despierta, las manos de un hombre es algo que siempre veo con gusto y morbo, me encantan!! y esque... hacen maravillas con ellas!! incluídas... las NALGADAS!...jaaaa... y después sería el cinto, por ser un implemento para mí, netamente masculino incluído su ritual para ponerlo, o para... mmmmmmmmmmmmmmmm!!! quitarlo!! :D
La fusta?, no gracias, será que toda mi vida escogí haber sido una yegua salvaje y libre si hubiera podido elegir qué animal ser?
Hoy prefiero los animalitos con alas, pero a mis caballos preciosos los sigo teniendo en mi corazón.
Efectivamente Don Diez, el cinto requiere de habilidad, pero bien enrollado en el puño y aplicado con la inocente mujercita puesta sobre las rodillas, le aseguro que es POR DEMÁS eficiente!!! bwwaaaaaaaaaaaaaa !!!
besos
dos... y dos cuatro cuatro y dos son seís seís y dos ocho y ocho dieciséis *muack*
2005.03.24 07:08

10:
Querida dos, que quede claro que con mi amor a la fusta no menoscabo ningun otro instrumento, es cierto que el ritual del cinturon, correa o cinto es muy estimulante. Hare practicas con otros implementos para ser capaz de no perderme nada!!! Pero si alguien me quiere regalar una bonita cane... me haria muy feliz...
2005.03.24 20:54

15:
¡Viva la toda poderosa y nunca bien ponderada mano!...Que es mi favorita de siempre. Pero, si bien nunca he sentido en carne propia el golpe de una fusta, tengo un fetiche increible con ellas.
Gracias por el bello articulo.
Besos
2005.03.25 09:22

Jano:
En cierta ocasión, le presté a una chica mi fusta de doma
(no es broma: de doma de caballos, larga, preciosa). La necesitaba para un documental que estaba haciendo.
Jamás me la devolvió (???????)
Jano.
2005.03.25 09:54 email: jano.lopez (arroba) gmail.com

15:
Jano, si me hubieras prestado la fusta a mi...TAMPOCO TE LA DEVUELVO!!!!!!! ;)
Saludos y Besos
2005.03.26 13:16

niña dos:
La fusta o fuete... como se le llama en mi pueblo... mi querido Don Diez... es sin lugar a dudas un implemento muuuuuuy atractivo... visulamente... y alejado del spanking... sigue siendo un artículo precioso... Yo misma tengo trás de mi una mini colección de estos implementos domadores de caballos... Un cuarta mejicana... que pica!... un rebenque argentino... que por su modo de utilización se parce mucho a un látigo y nousta y una fusta mejicana... dura... infelxible como un Spaker! ja!... que por nada del mundo quisiera sentir sobre mi trasero!... pero que se ve muuuuu bonita!... y que estoy segura Usté usaría... sin pensarlo media vez !!! jaaa!
Un beso
2005.03.27 19:30

10:
Deberíais probar un poco la fusta, al final le acabariais cogiendo cariño...
2005.03.28 12:41

Anónimo:
Don Ten... ya la probé... se acuerda?... y de cariño... naita de naa! :p jaaaaa
besos
2005.03.30 09:34

10:
Yo quiero repetir cuantas veces sea necesario que mi artículo no está escrito en contra de ningún instrumento de dulces azotes, es eso si una elogio, una reivindicación, una apología, una exaltación y un merecido engrandecimiento de la fusta, mi predilecta. En cuanto a la mano, con sus impresionantes conexiones cerebrales, es un no instrumento, como bien expresa el Sr. Don Siete y reafirman 2 y 15, maravilloso, insustituible, inolvidable (no te lo puedes olvidar a menos que seas Cervantes) y muy muy muy sensual.
2005.03.25 14:12
IP:ip- 127.0.0.1; host- Mozilla/4.0 (compatible; MSIE 5.0; Windows 98; DigExt);
2005.03.31 00:01

niña 5:
Querido 10:
Para mi la fusta, sin duda, ha significado mucho en mi vida como spankee, siempre las ha habido por casa pero nunca para ese uso... y recuerdo el primer dia que la usaron conmigo para darme unos azotes. Fue un dia especial y excitante...ya hace mucho de eso...pero como dice una cancion de Sade (no del Marques) nunca es tan bueno como la primera vez.
2005.04.03 12:35

10:
Por fin alguien viene a mi socorro y le gusta la fusta. A mi me encanta que a ti te guste la fusta y te sugiero guardar esos recuerdos de fustazos eróticos primeros como oro en paño, así los guardo yo. Viva la fusta!
2005.04.03 17:27

tane:
Me han dicho que o hago un comentario elogioso sobre la fusta o el comentario lo hará la fusta sobre mis nalgas.
La fusta duele,
la fusta marca,
el spanker tiene fusta
pero no tiene barca (es que lo de las rimas...)
Me cuesta dios y ayuda aguantar los azotes con la fusta, sobre todo cuando van dirigidos a según qué zonas pero el spanker es inconmovible y no para hasta haber acabado con lo que considera adecuado.
Todas y cada una de las veces, espero y sueño que la fusta se le mustia en la mano, que se reblandece y queda inservible pero todas y cada una de ellas, su querida fusta sale triunfante. Por cierto, es plegable, según dice, la mejor amiga del ejecutivo, se escamotea perfectamente entre los papeles del maletín o en un bolsillo cualquiera.
A ver si un día, de tan plegable y tan escamoteable, se le extravía.
2005.04.04 01:33

Sr. Diez:
Afortunadamente la fábrica de fustas para ejecutivos trabaja a tres turnos en Shangai y están aumentando la producción para que sus productos lleguen a manos de todos los spankers que los puedan requerir, su manejabilidad, precisión y capacidad de generar picor en áreas preestablecidas la hace idónea para concluir felizmente cualquier azotaina que se tercie.
2005.04.04 19:11

La Uno:
Pues yo tengo dos. Un fuete mexicano, que por cierto era de Colorado, mi caballo, pero como él no la usaba (jamás iba yo a permitir que la usara), pues me la lleve a casa. La otra me llegó de souvenir desde España. Es una monada, con la punta en forma de manita.¡Duele! Y además tengo mi rebenque argentino. Otro souvenir de amigos entrañables que conocen mis gustos. No son mi instrumento favorito, pero... pues tampoco les hago el feo. Mi spanker adora la de la manita ,:(
2005.06.22 00:33

fustazo:
Como mi nombre lo indica soy amante y cultor de las fustas, las empleo en el lugar y momento justo. A los que se le he aplicado, varon o mujer, terminan besando la fusta y agradeciendole el placer que le ha causado. Al principio,como todo lo desconocido, asusta. Pero lo importante son las pausas. No tienen que saber cuando la fusta se estrellara en las nalgas, en las plantas de los pies, los pechos o en las piernas. Al cuerpo hay que trabajarlo, la fusta es una obra de arte por lo certera que es y por las marcas que deja.
2005.07.29 05:40 email: tu_fustazo (arroba) hotmail.com

fustazo:
Como mi nombre lo indica soy amante y cultor de las fustas, las empleo en el lugar y momento justo. A los que se le he aplicado, varon o mujer, terminan besando la fusta y agradeciendole el placer que le ha causado. Al principio,como todo lo desconocido, asusta. Pero lo importante son las pausas. No tienen que saber cuando la fusta se estrellara en las nalgas, en las plantas de los pies, los pechos o en las piernas. Al cuerpo hay que trabajarlo, la fusta es una obra de arte por lo certera que es y por las marcas que deja.
2005.07.29 05:41 email: tu_fustazo (arroba) hotmail.com

niña dos:
Señor Fustazo... hola... a mí me dan... con lo que sea... un milímetro fuera del área permitida... entiéndase las nalgas... y grito!!... y si es con una fusta además... muy posiblemente se la aventaría por la cabeza! :p
Un respetuoso abrazo desde México
niña dos
2005.07.29 21:20

10:
El Sr. Fustazo ha resultado todo un experto y amante de la materia, cosa que me alegra. Su descripción de las virtudes de la fusta es impecable! Muchas gracias por comentar mi artículo, eres bienvenido en este blog.
2005.07.31 21:13 email: spankoblog (arroba) yahoo.es

1 comentario:

Ana K. dijo...

Aquí también se conocen las fustas, pero son más populares los rebenques. Y no me gustan ninguno de los dos!
En lo que sí coincido con usted, mi querido don Diez, es en cómo debe de ser una sesión de spanking... hasta llegado el momento de la fusta. Tal como lo dijo una chica por allí, prefiero el cinturón, que es delicioso!!