miércoles, 20 de febrero de 2019

Instagram

Autor: Fer

En el Instagram, pese a su estricta y puritana censura, cada vez se cuelan más escenitas inocentes como esta.

O fotos, entre el casi medio millón con la denominación #spanking, como estas:



Seguramente es un signo de normalización social.

3 comentarios:

Narciso dijo...

Buenas tardes:
¿Tiene instagram?¿Y le podríamos seguir? Ojalá que esto se normalice y que se pueda hablar con más libertad.

Anónimo dijo...

Yo también deseo que esto se normalice y formar grupos para hablar de este tema. Me fuí a vivir con el que ahora es mi esposo cuando yo tenía 19 años y el 42, por la diferencia de edad al principio formamos una relación de padre-hija. Bastantes correasos recibí en el trasero por no hacer bien los quehaceres de la casa o por no obedecerle. Hoy en día agradezco ese tipo de disciplina, pues fue lo único que me enseñó a ser organizada y una buena esposa. Nuestro matrimonio es perfecto, mi esposo es mi norte y cuando estoy perdiendo el rumbo, él me pone otra vez a andar en línea recta. Jamás me ha echo daño. Luego de que nos casamos, cuando me va a disciplinar siempre me explica primero por qué lo hará, así baja la tensión y ya luego si vienen los correasos en el trasero, la mayoría de las veces son pocos, pero eso si muy recios. En fin, tengo curiosidad de saber si otras mujeres se adaptan a este tipo de disciplina, pues para mí ha sido lo mejor y lo más útil en mi vida.

Rafael Santana dijo...

Se agradece la visibilización,
Y tambien algún dia la inclusión.

Nuestra sexualidad es muy sana, a mi entender.