viernes, 3 de junio de 2016

Azotes en coche

Foto de Jeanloup Sieff

Autor: Fer

Mentiría si dijese que nunca he azotado en el coche, lo he hecho algunas veces. Siempre ha sido porque no había lugar en donde tener una sesión o porque la pasión por los azotes nos ha asaltado en una carretera secundaria.

El coche, a menos que no sea un automóvil grande y muy amplio no es el mejor lugar físico para azotar a una spankee, sin embargo tiene un morbo extraordinario. Por varios motivos. Se trata de un medio de transporte acristalado, por lo tanto semipúblico. Aunque nos ocultemos en carreteras recónditas siempre existe el peligro de que alguien vea la escena.

También es excitante porque normalmente vemos a las personas en el coche sentadas 'correctamente' y enteramente vestidas. Simplemente en disposición de desplazarse, pero cuando el uso del vehiculo se pervierte y es empleado como refugio para la acción spanka se deriva una satisfacción especial de ese hecho ya solamente de ver la semidesnudez de la spankee.

Siempre que los azotes salen de su terreno más natural, es decir, la alcoba, sea esta una habitación de hotel para un encuentro furtivo o clandestino o bien la respetable habitación matrimonial con su correspondiente tálamo, la situación es diferente. Las emociones pueden ser distintas e incluso más intensas.

Volviendo a mi experiencia me gustaría en un futuro azotar en un coche, eso sí que sea grande, a una spankee que se lo haya buscado, pero por el placer de hacerlo en la precaria intimidad del vehiículo de cuatro ruedas. Las fotos que ilustran este post son inspiradoras, por supuesto la de Jeanloup Sieff que es uno de mis fotógrafos-fetiche lo es y mucho, pero también la de más abajo, anónima (no tenía una referencia) en donde la presunta spankee apoya su cuerpo semidesnudo sobre el lujoso tapizado de piel al tiempo que nos lanza una mirada desafiante.

Han sido varias las veces que en este blog hemos incluido sugerentes ilustraciones sobre el spanking en el coche, por ese motivo pienso que no hace falta reproducirlas aquí. Pero son imagenes que hacen soñar. Tal vez es la primavera en el Hemisferio Norte lo que me lleva a pensar en todo esto y compartirlo contigo... no sé.

Y tú ¿has azotado o te han azotado a bordo de un automóvil? ¿has tenido la fantasía de hacerlo? ¿piensas hacerlo? Me encantaría que tú, utilizando los comentarios cuentes algo de tu experiencia.

5 comentarios:

gavi dijo...

Querido Fer, la única vez que jugué en un carro, fue de noche y resultó mu feu. Un vecino mojigato del lugar que nos vió llamó a la policía, misma que llegó y ya te imaginarás. Por todos lados fue feu pues a mi la adrenalina del "me van a ver" me inhibe más que me excita y el exhibicionismo lo mismo, así que figúrate. En mi experiencia no fue lindo. Pero sí entiendo que resulte excitante para muchos :)
Yo también quisiera leer experiencias exitosas al respecto :)

Anónimo dijo...

Hace milenios, tuve la experiencia en el asiento trasero de un Peugeot 404, en el campo, durante Semana de Turismo (Semana Santa), con mi novio de entonces. No estuvo mal, pero temía que algunos de los amigos que acampaban con nosotros se acercaran; el espacio no era muy grande, pero nos arreglamos. De todos modos, prefiero otros lugares.

Julia III.

marita correa dijo...

Pues nunca la he tenido en un coche, ni había pensado en ello. Así que lo voy a probar, ya os contaré.

Besos

Like the wind dijo...

Al principio es emocionante, luego acabas aborreciendo ese mínimo espacio. Menos mal que eran otros tiempos ahora tengo mi apartamento con un montón de espacio para jugar.
Besitos

amigospanko dijo...

Aprovecho para traer a colación una vieja canción de Los Inhumanos llamada "Qué dificil es hacer el amor en un Simca 1000" (los más jovenes no tienen ni idea de lo que es un Simca 1000, era un modelo de coche pequeño del siglo pasado)



Soy pobre y solo pude comprar
un Simca 1000 bastante vulgar.
Soy pobre y solo pude alquilar
un picadero para ligar.
Y cuando alguna me quiero cepillar,
en mi coche me tengo que apañar.

Que dificil es hacer el amor en un Simca 1000
en un Simca 1000.
El asiento no se echa para atrás
y la postura a buscar tiene dificultad.
Pon tu pierna aqui yo la pondré alla tendremos que
abrir la puerta de atrás.
El volante me vuelve a fastidiar
ese no es el pito que debes tocar.
Cuando sea rico voy a comprar
un autobus para pillar.
Y cuando alguna me quiero cepillar
en mi coche me tengo que apañar.