domingo, 12 de octubre de 2008

¿Cuántos son muchos, pocos o demasiados?


Autor: anitaK[SW]


Como decía el gran cantautor uruguayo Alfredo Zitarrosa: “yo pregunto a los presentes, si se han puesto a pensar…”. Porque yo sí lo he pensado y me he hecho esta pregunta muchas veces con respecto a la vida de los spankos.


En algún momento de nuestras vidas descubrimos que somos spankos y que nos gusta alguno de los roles: spankee, Spanker, switch… Y es allí que la mayoría de nosotros decide hacer esa fantasía realidad y a veces lo logra, ya sea gracias a una novia o una prima que nos celebra unos azotitos en sus nalgas, o algún primo o novio al que provocamos para recibir alguna nalgada. Si eso no sucede, esperamos la llegada de ese spanko que complemente nuestra fantasía. A veces se da, a veces no. Pero hoy quiero hablar de cuando sí se da.


Quizás esté equivocada pero estoy convencida que el Spanking, una vez que lo probamos, se nos convierte en vicio. Es decir, no sabemos vivir sin él: se nos hace básico, imprescindible, esencial. Y allí comienza el verdadero “calvario”.


Les recuerdo que hablo de las personas que no tienen una pareja spanko estable y que se ven en la necesidad de salir a buscar con quién jugar. Visitan grupos, tratan de hacerse notar para que alguien se ponga en comunicación con ellos, o se mantienen en el anonimato por diversos motivos, pero siempre acechando en busca de un compañero de juego que lo complemente.


Los que tienen suerte, encuentran para jugar una vez luego de un tiempo de conversaciones, de algún encuentro en directo, de ver que sí hay “química” con el otro y que se puede confiar en él. Pero ese encuentro quizás se de una vez, y aunque todo quede bien, pasa que no siempre podemos coordinar con la frecuencia que quisiéramos. Puede ser por la distancia, por los horarios de trabajo, por la familia o por mil circunstancias más. Entonces repetir ese encuentro se hace difícil. Eso hace que la búsqueda comience otra vez y quizás se repita con la misma o seguramente con diferentes personas.


Si el spanko vive en una gran ciudad, quizás no tenga muchas opciones porque no conoce a mucha gente. Si vive en una ciudad pequeña, probablemente conozca a unos pocos o a nadie. Casi todos encontramos a nuestro compañero de juegos en otra ciudad. O en otro país, como es mi caso. A veces es fácil comunicarse, pero la mayoría del tiempo no es así.


Entonces… saltamos de un spanko a otro con la ilusión de que este sí sea el definitivo, pero casi nunca lo es. Así que miramos por un momento nuestro camino y contamos: uno, dos, cinco, veinte, cincuenta…


Entonces nos preguntamos… ¿cuántos Spankers o spankees son pocos, o muchos, o demasiados? ¿Cómo saberlo? ¿Quién lo puede decir? Yo creo que es una cuestión personal el decidir con quién se juega. Y que cada cual va a seguir buscando el compañero “ideal” hasta que encuentre uno que se ajuste a lo que desea o decida cesar su búsqueda y quedarse solo. También está la opción (para mí la más inteligente) de no buscar y simplemente esperar a que llegue; mientras tanto disfrutar al máximo de las compañías que se presentan.


Claro que si una mujer (aún hoy en día) decide elegir la última opción, corre el riesgo de que se la tilde de "promiscua”, “casquivana” o de tener “devaneos” con los hombres. Y lo más gracioso de todo esto, es que seguramente sea criticada por las otras mujeres, no por los hombres. Cosas de la vida spanka, ¿no?

15 comentarios:

Tane dijo...

Nunca son suficientes.

La Casquivana de Turno

Max dijo...

good blog,bravo

alejandra[RF] dijo...

Bueno, yo no soy la persona más adecuada a hablar de este tema porque sólo he tenido sesiones con un sólo spanker.

Pero estoy plenamente convencida de que si no lo hubiera conocido, sería otra casquivana en busca de mi spanker ideal. No importa la cantidad sino la calidad, y bien vale besar a mil sapos para encontrar al príncipe azul.

Y más allá, y hablando de nuestro "vicio"... quizás es que yo soy golosa, pero me encantaría experimentar con otras personas, hombres, mujeres y switch, aún cuando tengo una relación con otro spanko.

Creo que sin importar cuando es mucho, poco o demasiado... lo importante es descubrir cuando es suficiente!!!

Robles dijo...

SOLO UNA PEQUEÑA ACLARACION, EL AUTOR DE LA CANCION NO ES ZITAROSA, ES DE VICTOR JARA, "A DESALAMBRAR"

anitaK[SW] dijo...

Mi estimado Robles: gracias por la aclaración, muy válida y muy oportuna, pero... en ningún momento yo digo que nuestro querido cantautor, Zitarrosa, sea el "autor" de esa letra, sino que él la decía (cantaba). Pero en honor a la verdad, no sabía quién era el autor de "A desalambrar". De verdad... gracias!

anitaK[SW]

Vitabar dijo...

El autor de "a desalambrar" es el uruguayo Daniel Viglietti. La canción fue interpretada por él mismo y por el chileno Victor Jara. Nunca la cantó Zitarrosa que yo sepa.

Ambas versiones se pueden ver desde estos enlaces:

Victor Jara

Daniel Viglietti

Fer dijo...

Afortunadamente el Cono Sur posee grandes músicos y cantautores, pero no nos pelearemos por una letra que justamente reniega de los excesos de la propiedad privada. Yo cantaría "A desbragar" reivindicando que "la nalga es de quien la azota". Con todos los respetos a los músicos mencionados, perseguidos y martirizados por sinrazones políticas de los años negros, hoy afortunamente superados en esa querida zona del planeta Tierra.

h dijo...

¿Aaaaaaaaaaaaaisn madre! Cuanto resabido

Sir Williams dijo...

Creo que lo esencial lo dijo Tane. Me eximo de mayores comentarios ante tamaña verdad.

Sir Williams

Malena dijo...

Yo siempre he preferido que me digan promiscua, y no puta.
Una, que tiene sus cosas...

BeXo.

anitaK[SW] dijo...

Ptss, ptss... Tane... oye amiga, hagamos un trato: tú me pasas tu agenda de Spankers y yo te paso la mía... vale? A ver cuál sale ganando! jajajajaaaaa...
Besitos escandalizados a la casquivana!

anitaK[SW]

Aclaración: Dije Spankers, que no Amos, eh? Allí hay uno solo y esa agenda es privada. Hmmmm!!

Srta.Marta dijo...

creo que tal y como está el patio, no se encuentra a la persona adecuada ni de co...ña... cuando no está lejos, es que está casado, cuando no es que es un simple curioso (ilustrado, eso sí, así engañan)... en fin... serafin... ainsss

Anónimo dijo...

Mientras se tengan el gusto y las ganas... sigamos casquivanenado con esos spankers que... en su momento... son los únicos y son los mejores... O qué :)

gavi

deseo dijo...

nunca es suficiente algo que te gusta...

oscar dijo...

Ja, casquivana. ¿Todavía hay alguién que tome eso como un insulto?