martes, 28 de febrero de 2006

El spanker y sus paraísos artificiales


Autor: Fer

Cuando hablaba de esa quimera que no se me ocurrió mejor idea que bautizar como la spankee huidiza, no pretendía caer en ese tópico tan adolescente de “mi spankee ideal” o “mi tipo de spankee”. En la vida adulta, efectivamente, solo deberían existir personas de carne y hueso y si juegas con ellas a los azotes eróticos, das un paseo por el bosque o cruzas apuesta ¡genial!

Se han escrito cuatro comentarios absolutamente acertados, profundos y a la vez conectados a la realidad pura y simple de las cosas que cuatro inteligentes spankees han acotado al artículo sobre la spankee huidiza, por lo que descartamos la imagen de la spankee ideal, más allá de un simple pasatiempo de la imaginación que siempre seguirá siendo un poco adolescente.

Sin embargo, el spanker hombre heterosexual, tomándome el atrevimiento de generalizar nada menos que partiendo de mi propia experiencia, es un ser en perpetua búsqueda, es un ser deseante, un ser básicamente incompleto si no tiene unas buenas nalgas que echarse a las palmas. Esa afanosa búsqueda continua no es la búsqueda solamente de una o varias parejas de spanking, es la búsqueda de algo que está en su imaginación y que es el motor de su afición al spanking.

Así como el spanker cuando está en un aeropuerto y ve a una hermosa señorita desde atrás, muy fácilmente deja volar la imaginación hasta verse a si mismo con aquella chica tendida sobre sus rodillas en algún discreto recoveco de la terminal aérea, constantemente ve más allá, proyecta sus deseos. Algunas veces, por la propia clandestinidad del spanking, es probable que tal vez la spankee está agazapada en ese conjunto de jóvenes alumnas de postgrado a las cuales el spanker da una clase o en sus clientas, vecinas o amigas. No olvidemos que la mayoría de nuestras amigas spankees adultas confiesan que la mayor parte de su vida spankee ha transcurrido en su mente, bajo la superficie del iceberg spanko siempre se esconden 9/10 partes, el sendero secreto fue comenzando por su infancia o adolescencia y extendiéndose toda su vida, por lo tanto son más los años de spankee oculta o criptospankee que de spankee salida de el armario de los azotes perdidos.

El spanker siempre proyectará su imaginación incansable hacia adelante, el spanker siempre verá unas anónimas nalgas con unos ojos especiales que quieren ir más allá de los que está permitido, incluso verá conductas punibles en chicas cuya mente tal vez no discurra por los mismos derroteros y volará mentalmente hacia locas conjeturas y divertidos diálogos consigo mismo.

Es cierto que el spanker puede estar algo frustrado, nuestro amigo Sir Williams, en un ejercicio de humor y honestidad que honra a todo nuestro gremio relata las desventuras y miserias del spanker novato, que yo haría extensibles en muchos casos al spanker supuestamente experto.

Incluso puede tener una realidad de spanker feliz y afortunado, yo me considero uno de ellos, a pesar que también he pasado mis sinsabores y me puedo identificar con ese antihéroe a incorporar en la galería de superhéroes míticos: el simpático Superspankerman. La imaginación onirico-onanista del spanker es, a mi juicio incansable y de una energía capaz de sustituir al mismísimo petróleo. También se puede compartir conmigo y otros spankers la fe inquebrantable que tengo que en cuando el spanker ha sido bueno en vida, ha nalgueado mucho y con justicia, en el momento en que fallece se eleva a una sección especial del paraíso celestial donde abundan cientos de ninfas de respingones traseros, todas ellas disponibles a sus requerimientos.

2 comentarios:

Ana K. dijo...

Hmmm!! Yo me pregunto en cambio, cómo será el paraíso de las spankees. ¿O compartamos quizás el mismo paraíso? Ojalá así sea, será divertido verte por allí correteando detrás de ninfas de culitos respingones! jajajaaa...
Gracias por tan bonito artículo Fer!
Ana K.

Anónimo dijo...

¿Y dónde estaba yo cuando publicaste este delicioso artículo? No lo recordaba en absoluto y aquí he llegado desde el blog de Cometo que te felicita por los 3 años del blog.

Seguiré buscando al spanker que escribe estos artículos, me cae bien.

Una de Tantas