sábado, 3 de septiembre de 2005

Charlas entre spankers


Autor: Granuja

Mucho se ha hablado ya de lo que mueve a una mujer a ponerse en las rodillas de un hombre, o de otra mujer, pero dentro del tabú de nuestra práctica, me atrevería a decir que hay un tabú dentro del tabú, del que hoy quisiera dar mi opinión.

Me estoy refiriendo a los spankees hombres, que se ponen sobre las rodillas de una mujer. Hasta ahora que yo sepa nada se ha hablado de ellos en este tablón.

Yo soy spanker y lo que voy a decir forma parte de las reflexiones que he tenido, tras mi charla con una amiga spanker.

Nuestra charla surgió, a partir de comentar si ambos habíamos probado la “medicina” que nosotros repartimos. Ninguno de los dos la hemos probado, pero esta conversación despertó mi curiosidad.

Me comentó que a una pareja vainilla que tuvo, cuando le propuso la “idea” de dejarse nalguear por ella, no le gustó la idea. Pensaba que tenía miedo de ser sometido y nalgueado por una mujer dentro de la alcoba y fuera seguir siendo la figura de fuerza.

Sería tanto como permitir que “la mujer” perdiera el respeto y la confianza en él. (Ese miedo “ancestral” transmitido a los hombres, generación tras generación, a presentarse débiles ante una mujer …)

- Le pregunté a ella: - ¿Qué te mueve la sensación de tener a un “macho” en tus rodillas a tu merced?

- Y me contestó: - Me mueve que en ese momento, él está dejando toda su responsabilidad, fuerza, carga social y por supuesto confianza, en mi, para que tenga poder sobre él.

Me encantó su respuesta. Me pareció perfecta, y pensé que el rol social que nos han transmitido a los hombres como “los fuertes”, es muy fuerte, valga la redundancia y una carga muy pesada en ocasiones…

Pienso que hay que ser “muy hombre” y tener muy claro que no “pierdes poder” ni autoestima, porque en un momento dado, lo cedas a una mujer…

Pero siguiendo con mi curiosidad, me planteé la conveniencia de recuperar en algún momento dado la “fuerza masculina” como una de las dos fuerzas motoras de la atracción y necesaria para crear la famosa “chispa” entre un hombre y una mujer, y seguí preguntando.

Me llama mucho la atención –dije- que ese hombre, poderoso y fuerte socialmente, se hace vulnerable y niño durante el tiempo en que está sometido y que, como es natural, no puede permanecer ahí, puesto que en ese caso estaríamos hablando de un tipo de relación madre-hijo, y no una relación hombre-mujer, que pienso que no te satisfaría… ¿no?

- Cierto - respondió sin dudarlo ella.

Bien - nuevamente pregunté:

- ¿Qué pasa en esos momentos de intermedio? Tú le ves en todas sus facetas. Desde el niño desvalido que hace unos instantes, tu azotabas hasta que vuelve a ser el hombre fuerte, atrayente y atractivo, que imbuido de nuevo de toda su fuerza masculina, es capaz de atraerte a ti como mujer…

Con gran sentido del humor, y con paciencia ante mis preguntas, me contestó:

- Creo que es el reto del spanking, tener mucha confianza y muchísima
Complicidad, para poder recordar en todo momento que es un juego.

Yo acostumbro terminar la azotaina con un castigo en el rincón, y cuando los llamo a mi lado, y se acurrucan en mi y masajeo su culo recién azotado poco a poco van convirtiéndose y yo dejo que se conviertan poco a poco…

Para cuando terminan la conversión, ya están completamente vestidos o….completamente desnudos, ja, ja, ja.

- Imagino que esos momentos deben ser de una gran belleza para ti ¿no? – seguí preguntando.

- ¡Enorme! - Contestó rápidamente – Ir viendo cómo se va convirtiendo en un hombre y al mismo tiempo verle el culo rojo, es un regalo. Me produce una gran ternura. Sale de inmediato mi instinto de protección cuando lo nalgueo y lo “apapacho” y cuando se produce la transformación, hay una mezcla de protección de él hacia mí y viceversa…

Después de todas sus respuestas, estuvimos hablando de libros acerca de la masculinidad, quejándonos ambos de que hay muy poco escrito sobre el tema, y comentamos que en el caso del hombre, ( tal vez aún con más fuerza que en el caso de la mujer actualmente) existe una fortísima presión social para cumplir con un determinado tipo de “rol masculino”.

Esos “arquetipos masculinos” nos encasillan y nos hacen perdernos muchas facetas de lo que hoy en día en el siglo XXI, significa ser hombre o hablar de “masculinidad” y esas reminiscencias educacionales, transmitidas generación tras generación tanto a hombres como a mujeres, en estos tiempos de cambio, de sagaz búsqueda, de ruptura de esquemas caducos, nos empobrecen si permitimos que sigan marcando nuestro comportamiento.

Los hombres, de nuestra generación, por lo menos algunos, andamos en constante búsqueda. No para perder nuestra masculinidad ni para convertirnos en andróginos, sin sexo definido.

No pretendemos perder nuestra deliciosa “atracción” masculina que tan agradables miradas ( y más….) por parte del sexo femenino, nos regala, sino para encontrar una nueva forma de ser hombres, donde la ternura, la expresión de los sentimientos que nacen del alma y la sensibilidad, tengan cabida en “lo masculino” sin sentirnos afeminados por ello.

Donde nos podamos sentir libres de “tener que” ser siempre los fuertes. De poder ceder poder a la mujer sin sentirnos inútiles o perdidos por ello. Pero sin renunciar, en absoluto, a nuestra propia identidad, y como decía anteriormente a nuestra propia fuerza masculina.

Por todo ello aunque soy spanker “mononeuronal” quiero hoy manifestar mi profunda admiración a los hombres spankees y a los swich que de una u otra manera se atreven a cambiar el rol impuesto socialmente, y de una o de otra forma dan paso libre a la experimentación de todas las facetas, tanto de su sexualidad, como de su masculinidad, y por supuesto mi rendida admiración también a las mujeres que les (nos) acompañan en esta empresa.

Por último contaros que, para mi desazón, tuve que aguantar las risas de burla, de mi amiga que me decía que después de esta perorata que he soltado, me voy a tener que replantear mi rol de spanker, porque así demostraría que al menos tengo “dos neuronas”. Brrrrrrrrrr


Hay 9 comentario/s de este artículo.
Señor Diez:
Celebro la publicación de este artículo tan interesante y que aporta variedad a nuestro blog. Como en el caso del artículo sobre spanking entre chicas, el primero ha tenido que ser un spanker de chicas y no un spankee con spanker chica... bueno, ya se me entiende.
Yo vería con muy buenos ojos un artículo sobre el spanking entre chicos, pero no he logrado que nadie lo escriba...
¡Enhorabuena Granuja por tu magnífica aportación!
2005.09.03 12:17 email: spankoblog (arroba) yahoo.es

Jano:
Decir que me ha gustado elartículo de Granuja, es tanto como no decir nada. Sin embargo, que un spanker hetero vierta sus impresiones sobre los spankees o swichts hombres, considero quees una manera deshinibida de proponer algunas preguntas.

Tengo mi parte femenina dela que me siento orgulloso y que me resulta imprescindible para conocer, reconocer y admirar el rol de la mujer además de serme útil en la relación con ellas. La mujer que quiero, mi spankee y amiga ha reconocido siempre esa parte femenina de mi personalidad y le gusta que la tenga.

Esa parte femenina, como Ying y Yang, está presente en todos los hombres lo sepan o no, lo confiesen o no.

Durante cientos de generaciones, la sociedad ha obligado en el "macho" a soterrar esa parte de su personalidad tan necesaria para mantener un equilibrio emocional. Los hombres también lloramos...afortunadamente.

Las mujeres también tienen su parte masculina (otra vez el Ying y el Yang). De hecho, es mi opinión, en muchos aspectos son más fuertes que nosotros. Al menos en mi caso, ellas han sido y son mi soporte.

No me alargo más.

Felicidades a los que hacen posible el blog. Gracias.

Jano.
2005.09.04 12:12 email: lopezparrondo2003 (arroba) yahoo.es

Fer:
Sobre el artículo de Granuja no se me ocurre ningún otro comentario más que decir que es completo, lleno de sensibilidad y básicamente valiente. Me gusta mucho el texto de Jano que nos habla del ying & yang masculino femenino de todos. También la oposición aparente niño-adulto está en todos nosotros.
Sería estupendo ver artículos aquí u opiniones de spankos que por experiencia estén más cerca del tema que nos expone tan bien el amigo Granuja.
2005.09.04 19:57 email: fer_forever2004 (arroba) yahoo.es

Ocho:
Gracias a Dios nos ha tocado vivir en una época sin... "directrices". Entendedme bien, al decir sin directrices, sólo quiero decir que ya no está perseguido el sentir, pensar o actuar distinto a los demás. Aunque no nos guste. Y eso es positivo.
Por eso, aunque no nos guste... Seguimos sin escuchar hablar a un cierto (y numeroso) grupo de hombres a los que les gusta sentirse niños (o no tan niños) en las rodillas de una mujer. ¡Ole por el artículo de Granuja, y ojalá sirva para que otros muchos hombres (que no necesariamente Spankers) nos cuenten sus opiniones, pensamientos y filosofías al respecto. ¡Chapeau!
2005.09.05 04:29

Teo:
Me parece fantastico el articulo y las consideraciones que hacen de los hombres.Si bien es dificil lograrlo cuando ambos entienden el juego que se trata de ninguna manera puede sentirse la perdida de la masculinidad en el hombre azotado por la mujer; ni la mujer esta cambiando su rol ya que nuestras diferencias son solo de genero.Coincido que la exhibicion de la "cola roja" da el toque final, y para agregar cuando aun subsisten esas partes rojas es realmente estimulante desvestirse luego de unas horas y que la mujer te hace notar que aun quedan rastros de la paliza que hace unas horas te propino.
2005.09.07 00:42 email: colorhumano2002 (arroba) yahoo.com.ar

Fer:
Ahora este artículo ya tiene su contraparte en el que publica Lady Spanker. Una chica spanker nos comenta sus sentimientos respecto a azotar varones.
2005.09.07 14:49

Tersuer:
Antes de nada, me presentaré, muchos de por aquí ya me conocen, bien en persona o bien por mis participaciones en grupos de yahoo dedicados al spanking
Soy mujer, de mediana edad en la vida real y adolescente cuando juego a esta maravilla que para mi es el spank.

En relación con este artículo, solo decir que Granuja y Lady escriben de maravilla, y nos ponen el listón muy alto a los que no estamos acostumbrados a expresarnos a través de las palabras escritas. Yo soy diriamos que sino el 100 % spankee, si el 95 %, a veces he azotado a un hombre, pocas tres, para ser exactos.

La primera vez fue con mi primer Amo, ese fué quien me inició en el juego del spanking en real, y verle en mis rodillas toltamente desnudo, a mi merced, me produjo una sensación extraña, ese día vi a mi Amo con otros ojos distintos a como le habia visto hasta entonces. Si ya tenia un vinculo extrecho con el, ese dia aun se extrecho más... pero lo mio no es azotar, sino que me azoten, siempre con cariño y amor (no de enamoramiento, sino de confianza, de sentirse bien el uno con el otro)
2005.09.08 01:02 email: tersuer2001 (arroba) yahoo.es

Fer:
Es un placer tenerte por aquí, Ter.
2005.09.11 21:39

Fer:
Es un placer tenerte por aquí, Ter.
2005.09.11 21:43

2 comentarios:

Anónimo dijo...

SOY UNA MUJER SPANKEE, Y DEBO DECIR QUE LEJOS LO QUE MAS ME AGRADA SON LOS RETOS, LAS AMENAZAS Y LAS PREGUNTAS DE MI SPANKER, ME GUSTARIA QUE QUIENES SON SPANKEES ESCRIBIERAN LAS FRASES QUE PREFIEREN, EN MI CASO LA QUE MAS ME PONE ES "ESPERA A QUE LLEGUEMOS A LA CASA"

fer_forever@yahoo.es dijo...

Esta es una muy buena propuesta, lástima que no dejases tu nick para profundizar en en esta idea