lunes, 18 de abril de 2005

Spanking con amor


Leyendo los artículos que han escrito en este Blog, me entra un poco más de pánico lanzarme a escribir algo... ¡Uff!. ¡Con el trabajo que me cuesta expresarme como Dios manda! ¡En fin... Me lanzo!

También como dice el señor del aríiculo anterior me he pasado algunos ratos libres revisando y disfrutando de la mayoría de los temas que aquí tratan, pero lo que me dio cierta curiosidad y a la vez me animó a escribir fue ver que en los temas donde dice Amor aparece vacío. Y bueno, tomando en cuenta que toda mi experiencia en el spanking ha sido ligada al amor, aprovecho para hablar sobre el tema.

Muchas veces he escuchado que hacer el amor es diferente a tener sexo….Claro que el placer sexual resulta siempre exquisitamente fascinante para cualquiera, pero cuando haces el amor con la persona que amas sencillamente lo convierte en otro tipo de experiencia. Y creo que lo mismo se aplica en el spanking, al menos lo que a mi corta experiencia me puede dictar.

Combinar el spanking con el amor ha sido una de las mejores experiencias que he vivido hasta ahora, una experiencia muy rica y plena que nos ha permitido a través del tiempo crecer en nuestras fantasías, conocernos más, ir descubriendo que nos gustan nuevas cosas, atrevernos a más y sobre todo, ha permitido que crezca una bella complicidad, una mayor entrega y una confianza casi ciega… Donde incluso tu pareja te conoce tanto que las palabras de seguridad quedan casi archivadas y donde solamente basta de una mirada o un simple gesto para iniciar un nuevo juego.

Claro que si a la hora de buscar pareja tomamos en cuenta la referencia que cita el señor 10 en uno de los artículos, donde dice que “Debe haber 16 spankos por cada 867 vainillas” Eso puede desanimar a cualquiera, pero aún así creo que vale la pena intentarlo…Por todo lo que conlleva, por todo lo bello que trae consigo…. ¡Claro que sí! ¡Vale la pena intentarlo!

Sé que muchos ya han encontrado el amor incluso antes de descubrir o admitir el gusto por el spanking y nos hemos visto en el dilema, si confesarle o no ésta fantasía a nuestra pareja, quizá por el temor de que nos tiren a locos, pero también creo que eso pasó en los tiempos de mi abue con el sexo oral o anal y ahora eso es una practica más que común. Así que también creo que vale la pena intentarlo, hablarlo con nuestra pareja, perder ese miedo. ¡Es solo una fantasía!, ¿Y quién en estos tiempos ve algo malo en tener una fantasía sexual? Sé de algunos casos que lo han hecho y los resultados han sido muy satisfactorios.. Y bueno tengo que aclarar que este es mi punto de vista, el punto de vista del lado “Spankee” donde sé que afortunadamente esta fantasía es más fácil de complacer.

Muchísimos Saludos a todos

Firma
Niña Once


Hay 12 comentario/s de este artículo.
Anónimo:
Me enamoré de la chica de la foto, ayyyy ¿puede ser?.

Es más si fuese en la vida real me hubiera enamorado instantaneamente al verle así , sin cecesidad que se girase.

je je je Sr.Siete
2005.04.17 11:59

trece:
Un articulo lleno de sensibilidad, escrito por alguien realmente sensible,
muy acertado
2005.04.17 13:45

10:
Es un artículo escrito desde una experiencia emocional positiva en donde el spanking refuerza los sentimientos amorosos y viceversa.
2005.04.17 14:02 email: amigospanko (arroba) yahoo.es

Niña 11:
Muchas gracias por sus comentarios : )
Yo defino el articulo solo como una invitacion a intentar compartir el spank con la persona que amas... A perder los miedos, a verlo de una manera mas natural.
Saludos a todos
2005.04.18 10:26

Niña 11:
Por cierto señor 7 me alegro q le guste la foto.
En lo personal relaciono ésa foto con una buena estrategia para salvarte de unas nalgadas de castigo, no es que no me agraden, pero el juego de salirte con la tuya resulta también divertido. Aunque al final solo es una forma de alargar el juego.
Imagino que tu pareja te dice.. ”Veeee a tu habitacióooon y prepárate para lo que vendrá ..Lo esperas así y seguro que máximo te dará dos nalgadas y pasará a los mimitos :D
2005.04.18 11:31

Jano :seudónimo sin seudónimo.:
Un artículo el de niña 11, escrito con tanta ternura, que me ha conmovido. Te felicito de corazón y envidio sánamente a tu pareja.
Lo que has escrito,es mi ideal.
Ah! La foto (preciosa foto),
no me detendría.
2005.04.19 09:28 email: lopezparrondo2003 (arroba) yahoo.es

Trece:
Vaya, por favor señores, q poco diplomaticos estan siendo, seguro q si es cierto q el spanker de la niña 11 es muyyyyyy afortunado, de eso no hay duda, pero en la misma cantidad q el spanker de cualquiera de las otras niñas q escriben en este nuestro blog, por favor, señores, se nos van a poner celosas el resto de las niñas.
Ahhhh, casi me olvido de otra cosa, crei q escribir en este blog era de forma totalmente anonima, no SR SIETE?, igual es q me equivoque
un fuerte saludo a tod@s
2005.04.21 18:00

Siete:
Bueno,que yo sepa siete es un apodo anónimo. Por lo demás no contestaré a tu mensaje que me parece agresivo hacia mi persona y que no entiendo ya que mis mensajes siempre han sido cariñosos a once incluso a trece contestando a su articulo y a todo el mundo.
2005.04.21 20:45

trece:
Agresivo?, perdona siete, no era esa mi intención, si has entendido algo asi, en cuanto a lo del anonimato no me refiero al tuyo sino al de la persona que escribio el ariculo,y nada que disculpa si te moleste
2005.04.21 22:11

Anónimo:
No te preocupes, quizá interpreté mal , disculpa tú.
2005.04.21 22:38

Anónimo:
Te felicito por el artículo, me parece un escrito lleno de motivación, visto de un lado muy positivo, lo que describes también sería mi ideal. Pero en mi caso desafortunadamente no creo que sea tan fácil. Para un hombre es más difícil confesarle a su novia que le gustaría recibir una tunda sobre sus rodillas, sencillamente no es buen visto.
Felicito también al fundador del lugar, hacen mucha falta espacios de expresión como este.
Saludos
2005.04.22 01:15 email: carlos0023000 (arroba) yahoo.com

Ocho:
Yo intenté una vez confesarle a alguien lo que me gustaba, y... bueno, tuve la mala suerte de que, sólo de intentar darme unos azotes (ni mucho menos sobre sus rodillas) mi excitación subiera menos deprisa de lo que bajaba la suya (y cómo bajaba era bien, visible, creedme). Aun así, continúo confiando en que llegará alguien con quien vuelva a confesarlo y que, quizás, sólo quizás, me sorprenda probando con ahínco y enseñándome algunas cosas sobre mí misma...