domingo, 17 de abril de 2005

Mis dilemas con el spank


Mi primer contacto con el spank, (cuando en realidad comenzó a tomar importancia, pues, si pienso como alguien dijo una vez, que los spankos nacen, no se hacen), fue a los 13 años cuando fui testigo involuntario de como una vecina mía q tenia un año mas que yo, era azotada por su padre, aquella escena para mi asombro, me excitó a la vez que me asustó, por que ya por entonces había tenido alguna mala experiencia con maltratos de género, un montón de dudas asaltaron mi mente, por un lado la excitación que sentí al ver y recordar como mi preciosa vecinita era castigada por su papá, por otro el odio que siempre he tenido a los maltratos, me pregunté millones de veces si al final me iba a convertir yo en uno de esos seres a los q tanto odio.

Pasando el tiempo cuando creía que no iba a encontrar la forma de resolver mis dudas, fue cuando el mundo que se esconde tras Internet me abrió la puerta a todo lo que estaba oculto para mi, un montón de grupos, de personas que vivían con los mismos gustos que yo y para más asombro, que hablaban sin tapujos sobre ello, se cambiaban fotos y videos y todo lo que ni tan siquiera había imaginado, ahí lo tenia, hablé con mucha gente que me ayudó a aclarar mis conceptos.

Básicamente la conclusión a la que llegué (aunque hay de todo), es que los spanker no buscamos ocasionar daño a nuestra pareja, spankee o como se quiera llamar, ni humillarla, ni nada de lo que hacen los maltratadores, nosotros buscamos dar y recibir placer, compartir una experiencia que resulte estimulante para ambos y poder juntos realizar una fantasía que por desgracia no esta al alcance de todo el mundo.

Pienso que la entrega y confianza que tiene que asumir la pareja en un momento así, es más grande que en una relación normal, al fin y al cabo no deja de estar rayando entre el placer y el dolor, ¿hasta donde se puede llegar, para que la experiencia no resulte traumática?, mas sobre todo por el lado de (la o él) spankee. Antes de comenzar es sabido que se suele acordar una clave o contraseña, que se empleara cuando ya no haya más necesidad de continuar y según mi modo de vivir el spank, (pues no lo concibo de otra forma que no sea con la pareja y como preámbulo), terminar con el acto sexual.

Un saludo a tod@s...

Trece…….


Hay 2 comentario/s de este artículo.
Niña 11:
Creo que de alguna manera todos hemos pasado por lo mismo antes de asumir nuestra fantasía, sentimos miedo, confusión, que somos “raros”… Menos mal que existen lugares como este que nos ayuda a despejar nuestras dudas, al menos para mi fue un alivio conocer que existían otras personas con gustos iguales a los mios.
Saludos :)
2005.04.18 12:04

Granuja:
Coincido plenamente en apartar nuestro gusto o nuestra afición, como queramos llamarlo, de los maltartadores, y me parece acertadísimas tus puntualizaciones al respecto. Efectivamente ni muchísimo menos pretendo, en mi caso humillar o causar un daño al spankee, sino, como bien defines, compartir una experiencia estimulante para ambos. Enhorabuena!
2005.04.29 23:21